Banner Radio Header

Política | Agencia Federal de Inteligencia | Cristina Caamaño | Alberto Fernández | extorsión | escuchas | Boletín Oficial

AFI: Primeras medidas de Caamaño para normalizar la institución

En sus primeras observaciones, Caamaño destacó algunas irregularidades en la institución, y dio a conocer una resolución en la que insta a los jueces a no involucrar a la central de espías en investigaciones que no tengan que ver con el anti-terrorismo, los ataques informáticos o las amenazas al orden constitucional.

La Agencia Federal de Inteligencia (AFI) dio a conocer una resolución en la que insta a los jueces a no involucrar a la central de espías en investigaciones que no tienen que ver con el anti-terrorismo, la prevención frente a ataques informáticos o amenazas al orden constitucional o la paz.

La decisión de la interventora Cristina Caamaño limita los pedidos que puedan hacer los magistrados, muchos de los cuales fueron denunciados por utilizar la AFI como un instrumento de persecución, usando las herramientas de la institución sin seguir lineamientos legales.

Por ejemplo, en lugar de seguir e intervenir el teléfono de dos imputados intervenían 20, y los informes de los 18 que no tenían la menor relación con el homicidio eran para venderles a maridos o esposas infieles, a empresarios que espiaban a su competencia y otras jugarretas de ese estilo.

Pero, además, se usaban estas maniobras para perseguir opositores: con la excusa de una causa por extorsión, se invadían los mails y se les ponían micrófonos a dirigentes de otros partidos que no tenían vínculo con ningún delito. Un memorioso cuenta que, hace 40 años, la dirección de Jurídicos apenas tenía cinco personas. Hoy en día es una dirección con cientos de agentes metidos en causas judiciales.

La resolución de Caamaño será publicada en los próximos días en el Boletín Oficial. Mediante la misma, busca "establecer que los medios técnicos y humanos de esta Agencia Federal de Inteligencia se aboquen al estricto cumplimiento de las funciones primordiales de producción de inteligencia nacional e inteligencia criminal referida a delitos de terrorismo, federales complejos y contra los poderes públicos y contra el orden constitucional. Disponer la reducción al mínimo de los casos posibles de su participación como auxiliar de la Justicia".

En los pocos días que Caamaño lleva en la AFI ya se encontró con numerosas sorpresas e irregularidades.

En una de las dependencias había, sin inventariar, valijas para realizar escuchas, aparatos para espiar, para fotografiar manifestaciones sin ser vistos y una gran cantidad de "chiches" no oficializados. Se encontró instrumental para irrumpir en computadoras, para instalar micrófonos, crear programas espejo para captar los mensajes de texto en un determinado celular, programas para crear virus y robar información así como sistemas para "tomar" en forma remota algún teléfono.

Como reveló el presidente Alberto Fernández, en la AFI había archivos con el título de Anarquistas, con informes sobre personas o militantes que realizaron pintadas en iglesias.

En este sentido, la interventora trabajará en una nueva Ley de Inteligencia, en la que también participarán las fuerzas de oposición, para darle un perfil muy distinto al trabajo de la AFI.

De hecho, Caamaño prevé establecer un nuevo organigrama en el que nuevamente se demuestra lo que fue la administración Cambiemos: hasta ahora había 105 direcciones dentro de la AFI. La interventora reducirá las direcciones a 65.

De esta manera, se buscará implementar las reformas anunciadas por Fernández con el fin de generar mayor transparencia en los organismos de inteligencia y de justicia.

CienPuntoUno 2020

Dejá tu comentario

Seguí leyendo