Banner Radio Header

Sociedad | Feminismo | Mar Del Plata | mujer | poesía | Suicidio

Alfonsina, la poeta feminista

Entre otras actividades, Storni ejerció como maestra en diferentes centros educativos y escribió sus poesías y algunas obras de teatro durante este período. Su prosa es feminista y, según la crítica, posee una originalidad que cambió el sentido de las letras de Latinoamérica.

El Archivo General de la Nación, en el marco de la Semana de la Mujer subió a su cuenta de Twitter un video recordando la inauguración del monumento a la poetisa Alfonsina Storni en Mar del Plata, en 1948.

Alfonsina nació el 29 de mayo de 1892 en Capriasca, Suiza. Murió el 25 de octubre de 1938, al quitarse la vida en Mar del Plata.

Entre otras actividades, Storni ejerció como maestra en diferentes centros educativos y escribió sus poesías y algunas obras de teatro durante este período. Su prosa es feminista y, según la crítica, posee una originalidad que cambió el sentido de las letras de Latinoamérica. Sus composiciones reflejan, además, la enfermedad que padeció durante gran parte de su vida y muestran la espera del punto final de su vida, expresándolo mediante el dolor, el miedo y otros sentimientos desmotivacionales.

Le diagnosticaron cáncer de mama, del cual fue operada. A pedido de un medio periodístico Storni se realizó un estudio de quirología, cuyo diagnóstico no fue acertado. Esto la deprimió aún más y le provocó un cambio radical en su carácter que la llevó a descartar los tratamientos médicos para combatir la enfermedad.

Se suicidó en Mar del Plata arrojándose de la escollera del Club Argentino de Mujeres. Alfonsina consideraba que el suicidio era una elección concedida por el libre albedrío y así lo había expresado en un poema dedicado a su amigo y amante, el también suicidado escritor Horacio Quiroga. Sus restos se encuentran en el cementerio de la Chacarita.

Embed

Feminista

En una Argentina muy patriarcal de los comienzos del Siglo XX se destacaron como fiuras artísticas dos mujeres, que se abrieron camino y se impusieron en actvidades reservadas a los hombres. Una fue la escultora Lola Mora y la otra mujer fue Alfonsina Storni.

Según Alberto Acereda,(licenciado en filología hispánica por la Universidad de Barcelona, máster en literatura española y doctorado en literatura española e hispanoamericana por la Universidad de Georgia) la obra de Alfonsina Storni es una defensa a la libertad artística e individual. Su vida y obra es un mito iconográfico de un activismo resentido contra lo masculino. Afirma que ella es un mito más; sus letras muestran a una excelente poeta del amor, una mujer luchadora por la igualdad femenina que no se la puede ubicar en el feminismo radical. En su vida y obra se entremezclan emoción, sentimiento y reflexión; su poesía es erótica humanamente, busca el amor, tiene vivencias y poesía de su ego angustiado que termina con el suicidio.

Acereda afirma que Storni fue feminista en el sentido literal de la palabra, ya que siempre buscó la igualdad entre el hombre y la mujer. Tuvo el coraje necesario para oponerse a la regla que exigía la virginidad femenina pero no la masculina. De aquí nació su obra Tú me quieres blanca, heredera del Hombres necios de Sor Juana. Lo mismo ocurre en poemas como Hombre pequeñito, La que comprende, Siglo XX o Veinte siglos, textos basados en la búsqueda de la igualdad real para la mujer en el medio.

El autor afirma que hay críticas del feminismo radical que presentan la obra de Alfonsina Storni dentro de un lenguaje complicado y enmarañado lleno de pura demagogia dando una falsa idea de sabiduría. Estas críticas radicales conforman un hilo complicado que termina por cansar. Lo real (según Acereda) es que en ella está el «yo» de mujer, el sentimiento encarnado en la mujer que aboga por la igualdad con el varón pero admite la necesidad de él como compañero.

Por su parte, el crítico José Miguel Oviedoc ( fue un escritor y crítico literario peruano. fallecido el año pasado) señaló sobre la obra de Alfonsina que ni el contexto ni la manera de pensar permiten dudar de su deseo de igualar al hombre con la mujer porque no hay ninguna ironía en esos versos.

Dejá tu comentario

Seguí leyendo