Banner Radio Header

Opinión | Molinos | Parque Antonio Morán | Sociedad Cooperativa Popular Limitada | Comodoro Rivadavia | Chubut

Antonio Morán: El Parque Eólico que se cae a pedazos

Este martes se conocieron imágenes de un aeroenerador colapsado dentro del parque ubicado en el cerro Chenque, en pleno corazón de Comodoro Rivadavia. Pese a estar diseñados para soportar fuertes ráfagas de viento, en la actualidad los molinos son obsoletos, se encuentran deteriorados y con falta de mantenimiento.

-¿Qué gigantes? —dijo Sancho Panza.

-Aquellos que allí ves —respondió su amo—, de los brazos largos, que los suelen tener algunos de casi dos leguas.

-Mire vuestra merced —respondió Sancho— que aquellos que allí se parecen no son gigantes, sino molinos de viento, y lo que en ellos parecen brazos son las aspas, que, volteadas del viento, hacen andar la piedra del molino.

-Bien parece (respondió don Quijote) que no estás cursado en esto de las aventuras: ellos son gigantes; y si tienes miedo quítate de ahí, y ponte en oración en el espacio que yo voy a entrar con ellos en fiera y desigual batalla.

Extracto, del Capítulo VIII de El ingenioso Hidalgo don Quijote de la Mancha.

Dalí Molinos.jpg
Salvador Dalí
Salvador Dalí "Don Quijote, Molinos de Viento".

Los primeros molinos del Parque Antonio Morán se instalaron en enero de 1994. La iniciativa de la Sociedad Cooperativa Popular Limitada a través de PECORSA, se materializó en sociedad con Micon e IFU. El emprendimiento contempló la instalación de dos molinos de 250 kW.

En 1997 se montan 8 nuevos aerogeneradores de 750 kW cada uno. De esta manera la potencia instalada del parque pasa a 6500 kW, lo que representa para la época, un abastecimiento con energía limpia de casi el 10% del total de la demanda de Comodoro Rivadavia.

En el año 2000 se firma un nuevo contrato con la compañia Gamesa Eólica, y se avanza en el montaje y puesta en marcha de 16 nuevos aerogeneradores. De esta manera se suman 11,2 megavatios a los 6,5 ya existentes. La instalación de los nuevos molinos se distribuyó entre el parque ya existente y distintos puntos de la ciudad.

Paque Moran.jpg

Para esa época (principios de los 2000) el material de los primeros molinos comienza a fatigarse y las tareas de mantenimiento y cambio de piezas se vuelve imposible de afrontar en función de los bajos costos reconocidos por el mercado a la generación de energía eólica. La crisis económica del 2001 y la posterior devaluación del peso representaron una espada de Damocles que el parque nunca pudo superar, pese a la renegociación del contrato que logró la SCPL en 2002. Dicho contexto atenta aún más contra el precario mantenimiento que el parque y sus molinos presentaban a la fecha.

Km4_moran.jpg

En el año 2013 se pone en marcha el proyecto de generación de energía renovables del Estado Nacional (GENREN). El Programa contiene 500 MW eólicos, 150 MW térmicos a partir de biocombustibles, 120 MW térmicos a partir de residuos urbanos, 100 MW de biomasa, 60 MW micro turbinas hidroeléctricas, 30 MW geotérmicos, 20 MW solar y 20 MW biogás. ENARSA licitó por un plazo de 15 años, la provisión, de toda esta energía proveniente de fuentes renovables, las que deberán ser instaladas en los sistemas vinculados al SADI y debe estar destinada al MEM o a la prestación del servicio público de electricidad. En ese momento de los 26 aerogeneradores, el parque Antonio Moran tenía funcionando solo 3 molinos. Sus instalaciones resultaban obsoletas, su mantenimiento precario y su puesta en marcha "demasiado costosa".

Los programas que años más tarde impulsaron la instalación de nuevos parques eólicos a lo largo de todo el país, nunca contemplaron la reparación y puesta en marcha nuevamente del parque que hace menos de 25 años marcó un hito en la historia de la ciudad la provincia y toda américa latina.

Fuimos testigos y no hicimos nada. Hoy contamos con más experiencia y con el viento de siempre. ¿Tendremos ahora la voluntad y el coraje suficiente para volver hacerlo posible, emulando al ingenioso Hidalgo don Quijote de la Mancha?

CienPuntoUno 2020

Dejá tu comentario

Seguí leyendo