Banner Radio Header

Política | Barcelona | crisis climática | decreto | emergencia climática | Energías renovables | paneles solares

Barcelona declaró emergencia climática

Entendiendo que la lucha contra el cambio climático debe comenzar desde abajo, desde los municipios, ante las dilaciones de los gobiernos centrales, el pasado miércoles la ciudad de Barcelona, capital de Cataluña, ha declarado la emergencia climática, y lo ha hecho con un centenar de medidas para tratar de revertir la situación.

Ada Colau, la alcaldesa de Barcelona, dijo en el lanzamiento: "Decretamos la emergencia climática porque la Barcelona del mañana depende de lo que hagamos hoy. Una declaración con un centenar de medidas urgentes y contundentes para adaptar la ciudad y mitigar los efectos de la crisis climática de las próximas décadas".

“No queríamos un decreto retórico, sino uno con medidas concretas. Damos un paso a la acción”, ha dicho Colau este miércoles en el acto de declaración de la emergencia climática. Durante el pasado verano europeo se constituyó una mesa que con la participación de 200 entidades y 300 personas ha contribuido a concretar el plan. Algunas han estado presentes en el Saló de Cent del Ayuntamiento de Barcelona.

Gracias a una inversión de 563,3 millones de euros, el Ayuntamiento planea reducir en dos millones de toneladas las emisiones de CO2 en el año 2030. De esta manera se alcanzaría un decrecimiento del 50% respecto a las que se emitían en el año 1992. Una cincuentena de estas actuaciones dependen únicamente del Concejo Deliberante, pero para alcanzar todas requerirá la complicidad de otras administraciones como por ejemplo el Estado Nacional o la Generalitat de Catalunya.

El plan del ejecutivo encabezado por la alcaldesa Ada Colau se divide en diferentes vertientes: movilidad e infraestructuras, modelo urbano, energía, modelo económico, consumo y residuos, modelo cultural y educativo, alimentación, agua y salud y bienestar. Cada una de estas ramas cuenta con diferentes apuestas, algunas de nuevo cuño y otras que ya se venían llevando a cabo incluso durante el anterior mandato y en las que se quiere profundizar.

“Esto no es un simulacro, es una emergencia”, asegura Ada Colau

Siete medidas serán las que más emisiones ahorrarán. De todas ellas la más contundente ya ha dado sus primeros pasos: con la zona de bajas emisiones que limita el tráfico de los vehículos más contaminantes se quiere evitar 550.000 toneladas de CO2. En este sentido, se ha explicado que se está estudiando la implantación del peaje de toxicidad y de incluso zonas de superbajas emisiones, todavía más restrictivas con el tráfico.

Gracias a un nuevo modelo de eficiencia energética de los edificios - paneles solares en los tejados-, se pretenden ahorrar 450.000 toneladas y generando energías renovables 200.000 más. El plan prevé que las grandes infraestructuras como el puerto y el aeropuerto reduzcan sus emisiones en tierra en 178.000 toneladas. Además, gracias a un sistema de recogida de residuos personalizado utilizando alternativas como el puerta a puerta y los contenedores inteligentes se quieren evitar otras 153.000 toneladas de CO2.

El paquete es más completo y también incluye la creación de 15 kilómetros nuevos de supermanzanas y ejes verdes dando un “salto de escala” en esta estrategia, mejorar el transporte público en el ámbito metropolitano, eliminar los plásticos de un solo uso, potenciar los productos alimentarios de proximidad o aumentar la investigación científica para luchar contra la emergencia climática, entre otras alternativas. De hecho, se irá actualizando a medida que se vayan detectando nuevas necesidades y evaluando la utilidad de las medidas.

“Las ciudades somos los principales generadores de emisiones. Debemos actuar y asumir nuestras responsabilidades”, ha dicho la alcaldesa, que también ha reclamado “recursos y competencias para actuar más”. “Las administraciones públicas no nos debemos pelear, sino que debemos cooperar y actuar de forma decidida”, ha agregado. “Nadie se puede quedar al margen”, ha remarcado en referencia a las empresas privadas. “Esto no es un simulacro, es una emergencia”, ha sentenciado.

Dejá tu comentario

Seguí leyendo