Banner Radio Header

Salud | Brasil | Coronavirus | Jair Bolsonaro

Brasil: Alerta por más de mil trabajadores con Covid-19 en una planta frigorífica

Las altas tasas de infección en las plantas productoras de Brasil preocupa al mundo, a pesar de que en varias localidades ya se decretó la reapertura de comercios y bares. El presidente, por su parte, vetó la obligatoriedad del uso del tapabocas.

Más de 1.000 trabajadores en una planta porcina de JBS SA en Brasil dieron positivo para COVID-19, según cifras de la Oficina del Fiscal del Trabajo. La alta tasa de infección revela los desafíos que enfrentan las compañías cárnicas brasileñas para mantener las plantas en funcionamiento a medida que el virus se propaga en la nación.

Las pruebas masivas en la planta Dourados de JBS en el estado de Mato Grosso do Sul comenzaron el 25 de mayo, según documentos compartidos por los fiscales. De 4.134 empleados analizados, 1.075 dieron positivos hasta el 1 de julio. La compañía expresó mediante un comunicado que implementó su plan de contingencia justo después de confirmar el primer caso en la planta, ayudando a evitar una mayor contaminación entre los trabajadores.

En el mismo municipio, una planta avícola propiedad de BRF SA también informó un brote de coronavirus. La unidad tenía 85 casos confirmados de covid-19, de los cuales 72 se recuperaron y volvieron al trabajo, según cifras del 3 de julio compartidas por la Fiscalía. La planta emplea a 1.500 trabajadores.

BRF dijo que adopta voluntariamente un protocolo para la prueba de covid-19 en todas sus unidades, incluso en Dourados, que tiene como objetivo proteger a los trabajadores y las operaciones. La compañía dijo que solo divulga la cantidad de casos positivos a las autoridades competentes para respetar la privacidad de los empleados.

Ambas compañías dijeron que están contratando para reemplazar a los trabajadores que no asisten debido a infecciones de covid-19.

Brasil se convirtió en un nuevo epicentro del coronavirus con una cantidad de infecciones que apenas es superada por EE.UU. Después de llegar a las ciudades más grandes, el virus ahora se está extendiendo por las áreas rurales. Mato Grosso do Sul se encuentra en el corazón de la agricultura de Brasil.

El país ya acumula 63.254 muertes por el coronavirus. Llegó a esa cifra tras registrar 1.264 víctimas en las últimas 24 horas. El saldo de infectados, en tanto, llegó a los 1.543.341, luego de que se reportaran 41.988 nuevos casos, informó el consorcio de medios de prensa brasileños, que recolecta estadísticas de los ministerios de salud en los 26 estados del país. De ese total de casos, el ministerio de Salud señaló que 607.535 pacientes están bajo seguimiento, mientras que otros 868.372 ya se recuperaron.

Brasil, que todavía no alcanza el pico de la pandemia, continúa posicionándose como uno de los focos globales de la enfermedad y el principal epicentro del COVID-19 en Latinoamérica.

Tal es el caso de Río de Janeiro que el jueves permitió la reapertura de bares y restaurantes en toda la ciudad, una decisión que fue tomada de buena manera por la mayoría de los ciudadanos.

La zona sur de la ciudad fue una de las áreas de la ciudad que mayor movimiento registró en la noche del jueves donde se vio multitud de personas aglomerada en las calles alrededor de bares, tomando cerveza y sin ningún tipo de máscara o protección contra el nuevo coronavirus, luego de que el presidente Jair Bolsonaro vetara la obligatoriedad del uso del tapabocas.

En el estado de Sao Paulo, que hace unas semanas comenzó la desescalada en algunos de sus municipios, la región de Campinas, tuvo que dar marcha atrás en su plan y volver a la fase de máxima alerta a partir del lunes tras registrar un crecimiento en el número de hospitalizaciones.

CienPuntoUno 2020

Dejá tu comentario

Seguí leyendo