Banner Radio Header

política/judiciales | Roberto Oscar González | ESMA | Extradición | Brasil

Brasil se niega a extraditar a un represor de la ESMA

Los organismos de derechos humanos evalúan presentarse ante instancias internacionales para denunciar obstaculizaciones el proceso de Justicia contra Roberto Oscar González.

Hace quince años que la suerte le sonríe al represor Roberto Oscar González, más conocido como Federico o Gonzalito dentro de la Escuela de Mecánica de la Armada (ESMA).

Hace unos meses, el Superior Tribunal Federal de Brasil rechazó extraditarlo a la Argentina para que rinda cuentas ante la Justicia, bajo el argumento de que algunos de sus crímenes prescribieron o que están alcanzados por la Ley de Amnistía que Brasil aprobó en 1979.

Pese a que el viento sopla a favor de González, todavía puede haber una oportunidad para que el STF revise su decisión y lo envíe a Buenos Aires.

González se encuentra en rebeldía para la Justicia argentina desde 2005, cuando no acudió a los llamados a indagatoria que le hizo el juez federal Sergio Torres, entonces a cargo de la causa ESMA. Ocho años después, Torres pidió la captura internacional de González y le informaron que estaba en Brasil, en una zona cercana a Porto Alegre. Para avanzar con la extradición, lo procesó por cientos de secuestros y tormentos ocurridos en el campo de concentración de la ESMA.

En mayo de este año, el STF rechazó extraditar a González, alegando que parte de sus crímenes habían prescripto y que, además, estaba alcanzado por la Amnistía de 1979, a pesar de haber aprobado en el mismo período la extradición de Gonzalo Sánchez, otro represor de la ESMA.

Después de esa resolución, un grupo de organismos de derechos humanos pidieron a al gobierno que insistiera con la extradición de González; mientras que Cancillería, a través de la embajada en Brasilia, le pidió al STF que revise lo resuelto porque consideraba que no se adecuaba con la legislación brasileña vigente aplicable a la materia ni con las obligaciones internacionales asumidas por los dos países.

González fue integrante de la PFA desde 1971, y reconoció haber participado de la patota de la ESMA que secuestró al periodista Rodolfo Walsh el 25 de marzo de 1977. En una entrevista, el represor lamentó no haber sido él quien baleara al periodista. Además, formó parte del grupo organizado por la Armada que eliminó la documentación de la ESMA.

CienPuntoUno 2020

Dejá tu comentario

Seguí leyendo