Banner Radio Header

Política | Buenos Aires | Caso Ciccone | Amado Boudou | José María Núñez Carmona | Alejandro Paul Vendenbroele | Nicolás Tadeo Ciccone | Justicia | asociación ilícita | AFIP

Cámara de Casación ratificó las condenas de los implicados

Los jueces encargados de la causa rechazaron el pedido de Boudou de acudiar al máximo tribunal "en queja" y ratificaron las penas para el ex vicepresidente así como para Núñez Carmona, Ciccone, Vanderbroele, Brenner y Forcieri.

La Sala IV de la Cámara Federal de Casación Penal rechazó los recursos extraordinarios ante la Corte Suprema de Justicia de Amado Boudou y el resto de los condenados del caso Ciccone, cuya sentencia, firmada por la justicia en agosto del año pasado, ya había sido confirmada por el mismo tribunal. La medida implica una ratificación del fallo, y sólo le deja a los sentenciados el último recurso: acudir al máximo tribunal "en queja" para intentar mejorar su situación.

Sin embargo, los jueces Gustavo Hornos, Mariano Borinsky y Javier Carbajo, declararon inadmisibles los recursos extraordinarios presentados por las defensas de Boudou, su socio José María Nuñez Carmona, el ex dueño de la imprenta Nicolás Tadeo Ciccone, el ex jefe de asesores de Ricardo Echegaray en la AFIP Rafael Resnick Brenner y el asesor de Boudou en Economía, César Guido Forcieri, contra la confirmación de la sentencia en su contra que la Sala IV firmó el 17 de julio pasado.

La Casación respaldó la condena de 5 años y 10 meses a Amado Boudou –como autor-; 5 años y 6 meses a José María Núñez Carmona como partícipe necesario de los delitos de cohecho pasivo en concurso ideal con el delito de negociaciones incompatibles con la función pública, al igual que a Alejandro Paul Vandenbroele; 4 años y 6 meses a Nicolás Tadeo Ciccone como autor del delito de cohecho activo; y a Rafael Resnick Brenner y a César Guido Forcieri como partícipes necesarios del delito de negociaciones incompatibles con la función pública.

Con esta decisión, el ex vicepresidente dejará de estar con prisión preventiva para comenzar a cumplir su condena del Caso Ciccone.

Según las defensas de Boudou y Núñez Carmona la resolución de Casación que confirmó las condenas fue "arbitraria" porque hicieron una errónea valoración de las pruebas que se analizaron en el juicio. Y pidieron ir a la Corte Suprema.

Pero los jueces de Casación Gustavo Hornos, Mariano Borinsky y Javier Carbajo señalaron que las críticas "respecto de la forma en que fue valorada la prueba de los hechos y la acreditación de la participación de los imputados remiten al examen de aspectos de hecho, prueba y derecho común, y, por ende, resultan ajenos a la instancia extraordinaria, salvo supuesto de arbitrariedad, lo que en el caso no ha logrado ser demostrado por las defensas".

"Los demás planteos de las defensas se circunscriben a reiterar lo dicho en los recursos de casación y no conmueven los argumentos expuestos en la sentencia impugnada, demostrando una mera disconformidad con lo decidido", expresaron.

La Sala IV entendió que estaba probada la maniobra juzgada referida a que Ciccone entregó su empresa “Ciccone Calcográfica” al grupo liderado por Amado Boudou tras comprometerse a volver operativa a la empresa para que pudiera contratar con el Estado Nacional y así obtener réditos económicos.

Amado Boudou se valió de su amigo personal, José María Núñez Carmona -quien dirigía la actuación de Alejandro Paul Vandenbroele- utilizando empresas fantasmas y operaciones simuladas que dificultaban rastrear a los verdaderos titulares del negocio y entender el verdadero alcance del acuerdo ilegal.

Una vez en control de la firma, el grupo liderado por el ex vicepresidente de La Nación manipuló en provecho personal, por lo menos, tres organismos del Estado: la Casa de Moneda, la AFIP y la Comisión Nacional de Defensa de la Competencia,en beneficio de “Ciccone Calcográfica”. En este tramo participaron Resnick Brenner y César Guido Forcieri quienes plasmaron la voluntad de Amado Boudou.

La firma fue financiera y jurídicamente obtenida en forma ilegítima y pudo contratar irregularmente con el Estado Nacional.

En la causa se señaló que el circuito cerró en abril del 2012, cuando el Gobierno contrató a Ciccone -bajo liderazgo de Vandenbroele, Boudou, Núñez Carmona-, para que imprimiera 160 millones de billetes de cien pesos, un trabajo por el que el Estado pagó 140 millones de pesos. También se encargaron trabajos partidarios: la calcográfica imprimió boletas para el Frente para la Victoria.

Dejá tu comentario

Seguí leyendo