Banner Radio Header

Sociedad | Chile | represión militar | violencia policial | desaparición | muerte

Chile de luto: reclaman por los muertos y desaparecidos

A lo largo del feriado del Día de los Muertos, se organizaron varias actividades y rituales que dieron cuenta de los asesinados, torturados y desaparecidos por el Estado. Las iglesias fueron empapeladas con las fotografías de los jóvenes fallecidos los últimos días.

A quince días de iniciado el estallido, el pueblo chileno está más unido que nunca. En estos días, se dio continuidad a las manifestaciones, en especial a "La marcha más grande todas", que intentó replicar la marcha masiva que convocó a más de un millón de personas en el centro chileno días atrás. Por su parte, el Gobierno continúa reprimiendo con gas lacrimógeno, camiones hidrantes y acumula denuncias de torturas y desapariciones.

A lo largo del feriado del Día de los Muertos, se organizaron varias actividades y rituales que dieron cuenta de los asesinados, torturados y desaparecidos por el Estado. Un enorme grupo de mujeres que se organizó por redes sociales con la consigna “Mujeres de luto” caminó en absoluto silencio desde la estación Salvador hasta el Palacio de la Moneda.

Todas vestían de negro. Llevaban los brazos en alto, racimos de flores, banderas de Chile en color negro, carteles en memoria de desaparecidos de la última dictadura militar, una tela con fotos de los muertos del Chile despierto.

La antigua Iglesia San Francisco fue empapelada con las fotografías de los jóvenes fallecidos en los últimos días, como Joshua Osorio, de 17 años, que murió calcinado. O la artista callejera Daniela Cardoso (36 años), colgada frente a sus vecinos, luego de ser abusada sexualmente por uniformados.

“Esta generación no pensaba que iba a vivir esto, por eso no le tuvimos miedo al toque de queda”, dice Valentina Barrios, una joven que todos los viernes participa de las rondas alrededor de la Moneda, organizadas por familiares de detenidos y desaparecidos. Dentro de las Juventudes Comunistas ella es compañera de un joven que fue detenido y torturado en un regimiento granadero de Iquique, del cual circularon impactantes fotos ayer. “Estaba en una marcha, lo agarraron, con patadas, hubo simulación de fusilamiento, abuso sexual, le pusieron corriente, le pegaron, tiene un derrame en el ojo”, contó Valentina.

Más temprano, una comunidad de sahumadoras había homenajeado a desaparecidos y muertos (cifra que asciende a 29) con una ceremonia en Plaza Baquedano que tomaba aspectos de una tradición mexicana. “Sahumar es armonizar, liberar energías, dar paz. Sanar. Limpiar, también, en algún sentido”, explicó Roxana Campos Araya, la mujer que conducía el ritual.

Reunidas en ronda, con caracolas y sahumerios, las mujeres iban colocando en la tierra cruces con los nombres de los caídos. Pensaban enterrarlas en el Museo Nacional de Bellas Artes. “Quisimos ponerles cuerpo a los muertos y hacer un homenaje colorido. Era importante trenzar un rezo para ayudarles a elevarse y hacerlos visibles”, comentó otra de las sahumadoras, llamada Sayen. Un tercer grupo femenino ofreció una performance de expresión corporal respecto de los heridos. Estaban vestidas de negro y tenían gasas en los ojos.

Hacia la tarde, miles de chilenos y chilenas se concentraron en Plaza Italia para manifestarse, lo que culminó en otra fuerte represión por parte de Carabineros.

“¿Qué otra figura más que Piñera logró juntar a dos barrabravas opuestas?”, expresó Jorge, que tomaba una cerveza y señalaba las banderas de Colo Colo y Universidad de Chile agitadas por sus hinchas en cercanía.

“Mi hijo recibió siete perdigones en la espalda por venir a ayudar a la Cruz Roja. Tengo 79 años y salgo a pelear igual”, expresaba Carlos sosteniendo un cartón que cuestionaba el sistema jubilatorio. Daba especial importancia al hecho de poder expresarse en un medio de comunicación: “El periodismo acá oculta todo. No muestra esto”.

A quince días de la explosión social, el pueblo de Chile sigue en las calles, reclamando por sus muertos y desaparecidos, y exigiendo una mejor calidad de vida.

Dejá tu comentario

Seguí leyendo