Banner Radio Header

Política | Emergencia Alimentaria | Gustavo Menna | Alfredo Luenzo | Chubut | Argentina

Con los pobres, no

Legisladores preocupados por las consecuencia de la feroz devaluación posterior a las PASO idearon un proyecto para ayudar a los más vulnerados: los pobres y los indigentes.

Por Luis Luján Dancheff

Hace varios días vemos la amplia cobertura y difusión que se le da a las movilizaciones de organizaciones sociales en Capital Federal, varias de las cuales decidieron instalarse a vivir frente al Ministerio de Desarrollo Social para exigir que el gobierno nacional decrete la "Emergencia Alimentaria" en la Argentina.

Los diputados nacionales de la oposición, integrada por el peronismo, el kirchnerismo, los partidos de izquierda se unieron y solicitaron una sesión especial - en un Congreso semi paralizado como consecuencia de las elecciones - para avanzar con un proyecto de ley declarando la "Emergencia Alimentaria". La sesión se hizo el jueves 12 y el proyecto fue consensuado entre todos los bloques fue aprobado por 222 votos a favor, ninguno en contra y una abstención. La media sanción fue unánime y fue derivado al Senado, que lo tratará la semana próxima en una sesión ordinaria.

Hasta aquí todo bien, todo normal. Legisladores preocupados por las consecuencia de la feroz devaluación posterior a las PASO idearon un proyecto para ayudar a los más vulnerados: los pobres y los indigentes.

Pero sucede que la ley que aprobaron y que enviarán al Senado ya está vigente. Es la Nº 27.345 B.O. 23/12/2016 es válida hasta el 31 de diciembre de 2019. Es más, nunca se derogó. Nació como el decreto 108 del 15 de enero de 2002, impulsada por el entonces presidente Eduardo Duhalde. En ese entonces disponía de $350 millones a destinar al Programa de Emergencia Alimentaria. Y en ese decreto también se disponía como iba a ser el reparto nacional de los fondos: "se distribuirán entre las Provincias y la Ciudad Autónoma de Buenos Aires de la siguiente manera: CUARENTA POR CIENTO (40%) en función del porcentaje de población por debajo de la línea de pobreza y el SESENTA POR CIENTO (60%) restante de acuerdo con los coeficientes de coparticipación federal establecidos en la Ley N° 23.548".

Y a partir de ese año la "Emergencia Alimentaria" ha venido siendo prorrogada. A saber: Ley Nº 26.077 B.O. 10/1/2006 se prorroga hasta el 31 de diciembre de 2006 la Emergencia Alimentaria Nacional declarada por el presente Decreto, sus modificatorias y complementarias. Vigencia: a partir del 1º de enero de 2006. Prórrogas anteriores: Decreto N° 1693/2004 B.O. 6/12/2004; Decreto N° 1069/2003 B.O. 17/11/2003; Decreto N° 1121/2003 B.O.12/5/2003).

Más números de leyes que prorrogan la "Emergencia". La última de 2016, que dispone vencimiento el 31 de diciembre de 2019. Ley Nº 27.345 B.O. 23/12/2016 se prorroga hasta el 31 de diciembre de 2019 la vigencia de lo dispuesto. Vigencia: a partir de su promulgación. Prórrogas anteriores: Ley N° 26.896 B.O. 22/10/2013; Ley N° 26.729 B.O. 28/12/2011; Ley Nº 26.563 B.O. 22/12/2009; Ley Nº 26.456 B.O. 16/12/2008; Ley N° 26.339 B.O. 04/01/2008; Ley N° 26.204 B.O. 20/12/2006)

Con los pobres, no

Como vemos la normativa esta vigente y no se percibe la urgencia de darle un tratamiento en una sesión especial que generó la oposición, más como una acción electoral pensando obtener algún rédito político electoral que una necesidad real. La "Emergencia Alimentaria" es ley hasta el 31 de diciembre del corriente año. Lo que agrega el articulado nuevo es una compensación de partidas para aumentar los montos y mantener la vigencia hasta el 31 de diciembre de 2022.

En diálogo con el programa A Cielo Abierto que se emite por La 100.1, el diputado oficialista Gustavo Menna señaló que la aprobación de la norma "tuvo una finalidad política electoral de generar una situación de zozobra con movilizaciones en las calles y presentando esto como que ahora comienza la emergencia".

El legislador chubutense se lamentó porque "el país tiene esta dificultad desde hace muchos años" y arremetió contra "el kirchnerismo por ocultar los datos de la inflación y la pobreza". Agregó que "en términos prácticos lo que hace esta ley que acompañamos es disponer un incremento de los créditos presupuestarios que hasta el día de hoy estaban asignados y que son muy importantes. En el Presupuesto 2019 estaban asignados $15000 millones, contra los $1500 millones del 2015. Y por compensaciones de partidas aplicadas por la Jefatura de Gabinete a lo largo del año la partida esta alcanzando los $20000 millones", estimó.

Menna también dijo que "al 31 de agosto se llevaban ejecutados casi $12000 millones de ese programa que se viene desarrollando muy bien y con toda normalidad".

Lo que se ha dispuesto en esta ley que tiene media sanción incrementar un 50% por compensaciones presupuestarias.

No implica un aumento del presupuesto global de la Nación, sino que el Jefe de gabinete tiene que sacar de otras partidas para reforzar el crédito presupuestario hasta fin de año y esto queda facultado durante los próximos tres años, porque se prorroga hasta el 2022", cerró.

En el mismo programa estuvo invitado al piso el senador Alfredo Luenzo quien fue crítico con las apreciaciones del diputado nacional Gustavo Menna. "Que sea bueno llevar el gasto social de $1500 millones a $15000 millones no me parece oportuno. Lo que sería un mérito es que esa partida desaparezca. No decir con orgullo que en 2015 había $1500 millones, que dispusimos $15000 millones y que ahora vamos a $20000 millones. Es un error".

Luenzo también consideró que la semana que viene no habrá inconvenientes en el Senado para darle la otra media sanción y que sea promulgada. " Es una ley que descomprime la calle", no sin considerar que el tratamiento en la Cámara Alta del Congreso será "un trámite administrativo". Tal es así que "el Jefe de Gabinete (Marcos Peña) podría haber resuelto el tema con un decreto".

El senador Luenzo aseguró que "no era necesario llevar esto al debate ´político. Alguno llegó a pensar que iban a confrontar dos proyectos y finalmente hubo un consenso. Alguien imaginó que el peronismo iba poner algún tipo de objeciones, entonces el costo político que no se aprobara la emergencia era por parte del peronismo. Son esas jugadas canallescas, miserables, que tiene la política y que no nos llevan a ningún lado. Esto se podría haber resuelto de manera distinta".

"Con decretos nos hemos endeudado en 70000 millones de dólares, no podemos decretar subir el valor de una copa de leche en la república argentina".

Dejá tu comentario

Seguí leyendo