Banner Radio Header

Opinión | Zombies

Cuando los zombies vienen marchando

.

Desde hace unos años los zombies ganan las pantallas; de ser un subgénero de películas de terror a convertirse en las estrellas de la hipermodernidad. Hoy los Zombies están en todos lados, al otro lado del muro de los siete reinos de Game of Throne, en la Atlanta de Rick en The Walking Dead, en la pandemia a la que Brand Pitt debe hallar una cura, en las comedias de culto como “Zoombieland” o “Los Muertos no mueren”. Y también en juegos como “plantas vs. zombies”, o en la mayoría de los títulos exitosos de Playstation como “Days Gone” “Last of us” etc.

Esta cuasi omnipresencia en las formas del arte y del entretenimiento puede no tratarse solamente de una casualidad. Si no, por el contrario, un condensador de las maneras y modos en cómo nos relacionamos con los otros, cómo vemos las formas diferentes de vivir una vida que no se rige por nuestro código de valores, y llegando hasta en las formas del desprecio, la negación; o las nuevas maneras en que se postula el odio al otro.

Y es así que los zombies se nos muestran como despojo de lo humano, son humanos venidos a menos, conservan sus formas, una imagen humanoide, pero ya no lo son. Son el residuo que los humanos dejamos al morir, pero animados. Sin nada de lo que nos hace humanos: no temen, no tienen luchas de poder, no dicen chismes, no se angustian, no escriben novelas, no cantan serenatas para amores no correspondidos, no mienten, no tienen sexo, ni reclaman a call center por el mal funcionamiento de internet, no pelean por donde estaciona el auto el vecino, nada de eso está en el mundo zombie.

El terreno de esas disputas que amerizan nuestras vidas no es parte del reino de los zombie.

Pero estos seres, se presentan como una amenaza a los humanos, quieren algo de nosotros, nuestras carnes o cerebro, quieren convertirnos es sus formas de vida, o más bien de muerte, donde nada del mundo del deseo los anima salvo en convertir todo en muerte.

Esta idea de una forma humana distinta logra el consolidar el imperio de la igualdad, el sostén de lo mismo. Las formas de goce y disfrute nunca han tenido tanta igualdad en todo el mundo como en nuestra época; las formas de vestir, comer, comprar, etc. Este imperio de la mismidad, se logra sobre la base de la expulsión de lo distinto, y expulsar es una forma del exterminar. Solo puedo matar destruir a algo que no es como yo. Nada de lo que no sea igual a mí puede mantenerse en pie. Nada que no sea en vías de igualdad tiene derecho a existir.

Hoy, como con los zombies el miedo no está en lo diferente, sino, que el terror se ancla a todo aquello que no sea igual.

Estas formas de la segregación son las que impulsan las tendencias sobre los avances la las ultraderechas y fascismo en el plano social y político.

Las ideas delirantes que sostuvieron y construyeron el nazismo y justificaron el holocausto cada vez se hacen más presentes en las formas de hacer política.

En los Zombies se encuentra el placer de matar a un otro que amenaza mi igualdad sin que sea un humano.

Toda esta moda no se trata de una casualidad sino en una nueva vuelta sobre quienes son más humanos y quienes no.

En una unidad de medida que nos separa en la vida y que la muerte tampoco alcanza a reunir.

1366_20200.jpeg

CienPuntoUno 2020

Temas

Dejá tu comentario

Seguí leyendo