Banner Radio Header

Opinión | Día del Periodista | medios de comunicación | Gazeta de Buenos Ayres

De la Gazeta de Buenos Ayres al mito de la asepsia periodística

¿Cuál es el significado histórico del periódico fundado por Mariano Moreno y qué dice sobre la práctica periodística actual?

El 7 de junio, Día del Periodista a raíz de la primera publicación en 1810 del periódico la Gazeta de Buenos Ayres, fundado por Mariano Moreno, siempre debiera suscitar alguna (¿auto?) reflexión sobre el periodismo, sobre nuestra práctica periodística.

Dejaremos de lado los pavorosos y terrenales datos que surgieron de una encuesta realizada por el SIPREBA (Sindicato de Prensa de Buenos Aires). Allí, se señala que más del 80% de las y los redactores de prensa escrita en CABA tiene salarios por debajo de la línea de pobreza. En la misma situación de emergencia se encuentran el 86% de quienes trabajan como “freelance”, un neologismo para denominar la enorme precarización reinante. Más datos: el 55% cobra por debajo de los $62.958 que marcan la canasta básica total (CBT) del INDEC. Por último, la encuesta de SIPREBA agrega que más de la mitad de las y los colegas de prensa escrita y oral en CABA tienen dos o más trabajos para llegar a un sueldo digno.

La realidad de las condiciones de trabajo en el resto de las provincias sin dudas puede ser igual o peor. Cualquier reflexión actual sobre el periodismo en Argentina no puede eludir estos datos.

Pero dejaremos de lado estos datos por un momento, sólo por un momento. Iremos al significado histórico y político del periódico fundado por Moreno, para trazar una secuencia con el presente de nuestra práctica.

Para ello dialogamos en Tarde Para Miles con Cristina Barile, Profesora y Especialista en Historia, Docente de la carrera de Historia de la UNPSJB y de Introducción al Conocimiento Científico en la UNPA.

Embed

"La Gazeta se convirtió en el órgano oficial de Mayo de 1810. Ya había voces que hablaban de separarse del Imperio Español. El proceso que se inicia en Mayo de 1810 y que culmina en 1816 le dio lugar a esta persistencia, de hecho el periódico dura hasta 1821, donde se abre otro período de la historia argentina", señaló Barile.

"¿Quiénes pueden escribir aquí? Aquellos que tienen una formación específica para esto. Van a ser Mariano Moreno, Manuel Belgrano, Manuel Alberti, Pedro Agrelo, Juan José Castelli, Bernardo de Monteagudo. Todas eran voces que precisamente planteaban ir para el lado de la revolución, de la independencia. Estas voces luego serán la letra del proceso de la Primera Junta, son lo que se conoce como publicistas, es decir, aquellos que hacen públicas sus ideas".

BAJADA DE LÍNEA

Queda claro que el Día del Periodista conmemora la fundación de un periódico que no sólo fijaba una posición política, sino que era el órgano de difusión de una corriente política que intervino concretamente, con nombres y apellidos, en un proceso histórico determinado, como ser la independencia del imperio español. ¿De dónde surge entonces el mito moderno de la objetividad periodística? ¿Cuándo, cómo? ¿Será que conmemoramos el periodismo político de 1810 para conjurarlo?

Hicimos esta consulta a Barile: "Ya hay poca gente que cree que el periodismo tenga esta cosa de asepsia [Ausencia de gérmenes que puedan provocar una infección], y que no tiene ninguna posición tomada. A esta altura es poco creíble. En algún momento las Ciencias Sociales atravesaron esta idea de objetividad, que es una deriva de las ciencias formales, el positivismo se presentaba a sí mismo con cierta objetividad, venían a decir lo que la sociedad es. Durante mucho tiempo caló en la educación esta idea, y entiendo que esto también se debe haber trasladado al periodismo, como que se viene a dar una sola mirada de los hechos, lo cual sería aburridísimo".

Sin dudas el mito de la asepsia periodística está, en buena hora, golpeado de muerte. Pero persiste, persiste cuando se demanda objetividad a la hora de hablar de la gestión de la pandemia, de las vacunas contra el Coronavirus, o a la hora de hablar de minería a gran escala en Chubut, por citar algunos ejemplos candentes.

El mito de la asepsia periodística se invoca cuando el posicionamiento sobre un tema se oculta, o mejor dicho, cuando se pretenden tercerizar posicionamientos a través del periodista.

Desde ya, la tarea de domesticación del impulso crítico del periodismo es mucho más viable con precarización laboral y salarios por debajo de la línea de pobreza.

En el marco de esta realidad, preguntar siempre es más difícil.

CienPuntoUno 2020

Dejá tu comentario

Seguí leyendo