Banner Radio Header

Sociedad | Capitolio | Estados Unidos | Jake Angeli

Detenido por el asalto al Capitolio no come y reclama comida orgánica

Jake Angeli asaltó el Capitolio disfrazado, lleva días sin comer en prisión y su mamá reclama que no le dan alimentos orgánicos.

Jake Angeli, el hombre que irrumpió en el Capitolio de Estados Unidos disfrazado como un guerrero sioux, uno de los pueblos nativos más icónicos de América del Norte, se niega a comer en el centro de detención donde se encuentra arrestado ya que solo ingiere comida orgánica, y los guardias de seguridad no le proveen este tipo de alimento.

Jacob Anthony Chansley, de Arizona y conocido como Jake Angeli, “Q-Shaman” o “Yellowstone Wolf”, fue detenido bajo cargos de entrar a un edificio público sin autorización, así como de entrada violenta y conducta desordenada en los terrenos del Capitolio.

Angeli no ha comido desde que fue detenido, dijo su abogado en una audiencia virtual. "Sigue una dieta extremadamente restrictiva, quizás por razones religiosas", aseguró.

Su madre, Martha Chansley, explicó la situación de su hijo: "Se enferma si no come alimentos orgánicos. Necesita comer".

La jueza magistrada Deborah Fine afirmó estar “profundamente preocupada” y le pidió al abogado del acusado que resuelva el problema con los alguaciles estadounidenses.

Angeli es un miembro del movimiento que gira alrededor de la teoría conspirativa QAnon, originada en 2017 a raíz de unas supuestas revelaciones secretas sobre una elite pedófila y satánica que rige el mundo desde las sombras, con Hillary Clinton, Barack Obama y el papa Francisco en la cima. Y Angeli había levantado su perfil en esta corriente al llamar la atención con su look en muchas protestas de la derecha en el estado de Arizona durante el 2020.

Q-Shaman fue captado el miércoles en varias escenas de los incidentes en Washington, DC. El diario Arizona Republic observó sus movimientos durante los disturbios y advirtió que, luego de ingresar al Capitolio con otros manifestantes, en un momento llegó hasta el estrado del Senado y posó para una foto sosteniendo con su mano izquierda una lanza de la que colgaba una bandera de los Estados Unidos.

Además del gorro de piel de búfalo y cuernos, típico de la cultura sioux, Angeli mostró en todo momento sus tatuajes, entre los cuales se ve una triqueta de origen celta, el martillo Mjolnir del dios germánico Thor y un árbol de la vida.

El Arizona Republic explicó que, desde 2019, Angeli suele instalarse frente al Capitolio del Estado de Arizona gritando sobre varias teorías conspirativas, la mayoría respaldadas por el movimiento QAnon. Y en una entrevista con este diario en 2020, el joven señaló que usa el gorro de piel, se pinta la cara y camina sin camisa como una forma de llamar la atención a la gente que quiera oírle hablar sobre distintas verdades que, dice, permanecen ocultas por una supuesta elite que controla al mundo.

CienPuntoUno 2020

Dejá tu comentario

Seguí leyendo