Banner Radio Header

Policiales / Judiciales | alerta | Autódromo | Boca | Costanera | cuatro años | Ejército Argentino | Gobierno Provincial | hijo | hombres | Homicidio | hospital | Intervención | Justicia | madre | marcha | Ministerio de Desarrollo Social | mujer | niño | operativo | playa | policía | Puerto | Puerto Deseado | rutas | Salta | Santa Cruz | víctima

Dos hombres mataron a un niño y violaron a su madre

Una mujer y su hijo fueron abordados en la costanera. Al niño lo mataron tirándolo de un acantilado, y a ella la abusaron, pero también la golpearon para asesinarla. Simuló estar muerta para salvarse.

Un brutal homicidio ocurrió en Puerto Deseado, localidad de la Zona Norte de la provincia de Santa Cruz. Dos hombres asesinaron a un niño de apenas cuatro años e intentaron hacer lo mismo con su madre, quien había viajado de Salta para ver a su otro hijo..

El fatal episodio sucedió este jueves por la tarde, en cercanías a la costanera de Puerto Deseado. La mujer había salido a caminar junto a su pequeño hijo cuando estos dos salvajes los abordaron, golpeándolos y llevándolos por la fuerza a una zona de acantilados.

A ella la abusaron sexualmente y al niño lo asesinaron arrojándolo de un acantilado, en la zona de la "Cueva de los Leones". No vio el momento en que mataron al niño. La dejaron inconsciente y pensaron que la habían matado. Luego huyeron.

La mujer (MMA, de 44 años) caminaba por el sector playa de Punta Cavendich junto a su hijo, Santiago Luciano Ricardo Subelza (4), cuando fue abordada por dos hombres por la espalda, que la amenazaron con un arma blanca.

A partir de allí, la llevaron a un sector rocoso y oculto donde, mientras uno la abusaba sexualmente, el otro mantenía sujeto al menor con el cuchillo en el cuello. Intentó resistirse y agredió a un atacante con una piedra, pero luego amenazaron con matar al niño, a quien le sacaron los cordones de las zapatillas y le maniataron las manos a su madre. También le colocaron medias en la boca para que no gritara y pudiera pedir ayuda.

En un momento, la víctima vio el rostro de uno de los agresores y este le gritó al otro que la mataría. “No voy a ir preso de nuevo”, habría exclamado, y le golpeó salvajemente la cabeza con una piedra para asesinarla.

La mujer simuló estar muerta para salvarse. "Está muerta, vámonos", habrían dicho los violentos. Esperó a que se retiraran del lugar para, como pudo, levantarse e ir en búsqueda de auxilio. Caminó hasta las proximidades del autódromo, ubicado a unos diez minutos a pie, adonde finalmente pudo recibir ayuda.

La Policía tomó intervención cerca de las 15:30 tras el alerta de una vecina que encontró a la mujer malherida. Posteriormente se activó un operativo cerrojo en la ciudad y en todas las rutas que conectan a Puerto Deseado con otras localidades para dar con los responsables de este macabro episodio, sin dudas uno de los más siniestros de los últimos tiempos en Santa Cruz.

La mujer recientemente había llegado a la provincia desde Salta, de donde es oriunda, para visitar a su hijo mayor, de 24 años de edad, y quien hace unos 3 años reside en Puerto Deseado. Sería parte del Regimiento de Caballería de Tanques 9 del Ejército Argentino. En tanto, el Gobierno Provincial coordina la llegada de la familia.

La víctima quedó internada en el Hospital Distrital con contusiones varias y un traumatismo de cráneo. Está sedada y los datos que pudo haber aportado de sus atacantes fueron escasos. Sí manifestó que no los conocía.

Todas las áreas de la Policía Provincial están abocadas al caso. La Dirección de Investigaciones y la División Criminalística trabajan de manera conjunta para dar con los autores del hecho. Las pesquisas debieron realizarse rápidamente en virtud de que la marea subió velozmente las últimas horas de ayer.

El Ministro Lisandro De La Torre y personal del Ministerio de Desarrollo Social viajaron por la noche a Puerto Deseado.

Vecinos convocaron a una marcha para pedir justicia. Se iniciaría en la comisaría local y se irá hasta el Juzgado de Instrucción.

Fuente: La Opinión Austral.

Dejá tu comentario

Seguí leyendo