Banner Radio Header

Política | Buenos Aires | Mauricio Macri | reunión | Marcos Peña | Hernán Lacunza | Ley de Emergencia Alimentaria | agrupaciones sociales | ollas populares | acampe | Carolina Stanley

El Gobierno acusa de "extorsión" a las agrupaciones sociales

Mientras se desarrolló la reunión por la Emergencia Alimentarial, que sería aprobada mañana en el Congreso, agrupaciones sociales mantuvieron acampes en Plaza de MAyo y 9 de Julio, con una adversa respuesta del Gobierno.

Mientras se desarrollaba una reunión para definir los avances de la Emergencia Alimentaria en el Congreso, en Plaza de Mayo se agrupaban integrantes de organizaciones sociales con el objetivo de hacer públicos sus reclamos y realizar un acampe.

En la Casa Rosada, Marcos Peña y Hernán Lacunza dialogaban con diputados oficialistas para acompañar el avance de la Emergencia Alimentaria, proyecto impulsado por la Oposiciòn.

Las agrupaciones sociales definían un acampe a la altura de Plaza de Mayo, y otro sobre la avenida 9 de julio, frente al Ministerio de Desarrollo Social.

Funcionarios de esa cartera mantuvieron conversaciones con referentes de las organizaciones, aunque la negociación no comenzó de la mejor manera.

Carolina Stanley, titular del área, rechazaó lo que consideró una “extorsión” por la exigencia de programas sociales.

“Estamos hablando pero sigue trabado. Es 'o me das planes o acampo'. Arrancaron con 200 mil y ahora están en 25 mil. Nada de lo que ofrecemos al resto de las organizaciones alcanza. Así es imposible”, expresó uno de los responsables de comunicarse con las agrupaciones.

“Si dicen que no piden planes sino alimentos y mañana (jueves) se vota la ley, ¿para qué acampan?”, transmitió la postura del Gobierno de mostrarse abierto a permitir el avance del proyecto en el Congreso y a la vez duro con estos sectores que no formaron parte del grupo que negoció con la Casa Rosada durante la gestión de
Mauricio Macri.

En la 9 de Julio se concentraron el Polo Obrero y Barrios de Pie, el sector referenciado en Libres del Sur, de Humberto Tumini. Y en la Plaza de Mayo el Frente de Organizaciones en Lucha (FOL), MTD Aníbal Verón, Frente Popular Darío Santillán -una fracción- y Movimiento de los Pueblos, entre otras agrupaciones.

Del lado del Cabildo, sobre Bolívar, instalaron ollas populares. “Macri, la deuda es con el pueblo, no con el FMI”, “Sin trabajo no se come”, “Aumento salarial ya, ¿quién vive con $7.500?”, se acumulaban los reclamos en los carteles. “Pedimos un aumento del 35% del salario social y apoyamos la sanción de la Emergencia, como un paliativo. Comer carne o tomar leche se ha convertido en un lujo en la Argentina”, dijo a este diario Marianela Navarro, del FOL.

Al anochecer comenzaron a armar las carpas, con la consigna de permanecer hasta el viernes. El Gobierno mantetuvola postura de no desalojar para no potenciar el clima de tensión social.

“Es un fino equilibrio. Tenemos cuidado para evitar el conflicto, pero si no hacemos absolutamente nada el propio electorado nos mata”, decía un alto funcionario de Nación que siguió con Diego Santilli y Marcelo D'alessandro -secretario de Seguridad de la Ciudad- las protestas durante toda la jornada.

Desde el ministerio de Stanley, Carlos Pedrini (secretario de Articulación de Política Social) y Fernando Reggio (Abordaje Territorial) negociaron para que los manifestantes no pasaran la noche en la Plaza de Mayo.

Dejá tu comentario

Seguí leyendo