Banner Radio Header

Política | salud pública | Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito | aborto legal

"El permiso de objetar de los médicos lo que hace es negarnos derechos"

Lo dijo Stella Maris Manzano, médica chubutense a favor del derecho a la interrupción del embarazo. Manzano analizó en diálogo con LaCienPuntoUno el punto más controvertido del proyecto presentado por el Presidente que incluye el derecho de objeción de conciencia por parte de los profesionales médicos.

El Presidente Alberto Fernández envió este martes al Congreso de la Nación su proyecto para legalizar el aborto, que difiere en algunos aspectos con lo que se exige desde varios colectivos feministas. El punto más álgido es el de la objeción de conciencia.

En diálogo con LaCienPuntoUno, Stella Maris Manzano, médica chubutense a favor del derecho a la interrupción del embarazo y expositora en el debate del 2018 explicó: “El proyecto de la campaña no contempla la objeción de conciencia y el del Ejecutivo, dice que les permite ser objetores”.

Embed

Este punto se encuentra incluido en el artículo 10, que establece que el profesional que se niegue a realizar abortos debe “mantener su decisión en todos los ámbitos, público y privado, en que ejerza su profesión; derivar de buena fe a la paciente para que sea atendida por otro u otra profesional en forma temporánea y oportuna, sin dilaciones y adoptar todas las medidas necesarias para garantizar el acceso a la práctica”.

Pero además, se indica que el personal sanitario no podrá negarse a la realización de la interrupción del embarazo “en caso de que la vida o salud de la persona gestante esté en peligro y requiera atención inmediata e impostergable”, ni se podrá alegar “objeción de conciencia para negarse a prestar atención sanitaria postaborto”. Al respecto, Manzano fue muy crítica y sostuvo que es “muy grave” solo exigirle al profesional de la salud -que por convicción personalísima se niegue a facilitar la interrupción- que lo haga en casos de peligro de muerte de la mujer o persona gestante.

“Como médica que hace abortos, sabemos muy bien las resistencias que hay para respetar los derechos de la mujer. Estoy un poco decepcionada. Como feministas tenemos que explicar muy claro que este permiso de objetar, lo que hace es negarnos derechos”, dijo y agregó “No podemos hacer un cambio cuando no podemos obligar a los médicos a respetar una ley”.

En tanto aclaró: “No estoy en desacuerdo de que haya médicos objetores, pero que entonces no sean ginécologos y obstetras, que sean generalistas”.

“Estoy contenta que haya entrado el debate y tengo confianza en el inmenso movimiento de mujeres que no vamos a permitir que el aborto se garantice solo cuando la mujer está muriendo”, puntualizó.

CienPuntoUno 2020

Dejá tu comentario

Seguí leyendo