Banner Radio Header

Opinión | Fabián Puratich | Pandemia | Chubut

El que no llora no mama

La dinámica política en Chubut y particularmente en las entrañas del gobierno provincial mostró este miércoles un nuevo capítulo. El Ministro de Salud, Fabián Puratich presentó en las primeras horas del día su renuncia al cargo. Las causas eran múltiples, los constantes reclamos que recibe de los operadores del sistema de salud por la demora en el pago de sus salarios, la falta de insumos mínimos para enfrentar una pandemia y una constante puja en el interior del gabinete para establecer qué sector o ministerio cobra primero que el otro.

Puratich, estaba al tanto del adelanto de coparticipación por 500 millones de pesos que la Nación le hizo a Chubut la anterior semana. Es que el titular de la cartera de salud mantiene línea abierta con los operadores que Chubut tiene a nivel nacional y se enteró rápidamente de la llegada de esos fondos. Peleo para que parte de ellos fueran destinados al sector de la salud, declarado en emergencia hace meses. Aunque perdió esa batalla frente al ministro de seguridad y debió encarar el fin de semana mascando rabia. Otra Vez.

A principios de la semana, el estado nacional tomó la decisión de enviar un nuevo ATN a Chubut. El monto 600 millones.

En otro contexto 1100 millones de pesos líquidos resultaría un bálsamo para cualquier gobierno provincial. Bueno, el gobierno de Chubut claro está, no es cualquiera y esa cifra apenas representa un porcentaje menor de los compromisos que mensualmente debe afrontar en materia salarial. Tal cual lo había hecho la semana anterior con el adelanto de coparticipación el gobierno provincial resolvió mantener en absoluta reserva la llegada de estos fondos frescos. Conocen las profundas necesidades que también atraviesan muchos municipios (solo Comodoro Rivadavia, Esquel y Dolavon no integran el grupo de los ahogados) y comunas rurales. En esta oportunidad y a diferencia de las anteriores la gestión provincial no estaba dispuesta a “socializar nada con nadie”. Las urgencias ajenas esta vez quedaron subordinadas a las propias.

Puratich, estaba al tanto de esta nueva asistencia y volvió a reclamar que parte de esos fondos fueran destinados al sector de la salud. La respuesta que esperaba no llegó. Por eso este miércoles presentó la renuncia al cargo. Pocos como él saben lo complejo del escenario que representa esta pandemia y pocos como él han hecho tanto con tan poco. Antes que la sangre llegue al río, el gobernador lo convocó y le garantizó los fondos reclamados para el sector de la salud. El resto de la historia ya fue dicha y publicada.

En Chubut y también en pandemia el que no llora no mama.

CienPuntoUno 2020

Dejá tu comentario

Seguí leyendo