Banner Radio Header

Política | pandemials | Foucault | cuarentena | Covid-19 | Coronavirus | Chubut | Argentina | Wuhan | Filosofía | Tarde para miles | Anticuarentena | comodoro rivadavia

El uso político de Foucault contra las cuarentenas

¿Qué intereses se esconden tras el "renacer" del pensador francés? En una conversación con la Doctora en Ciencias Sociales, Susana Murillo, especialista en la obra de Michel Foucault, arribamos a algunas hipótesis. Luego, problematizamos las cuarentenas que tenemos. También, una teoría sobre el origen de la pandemia.

A principios de abril publicamos en Mil Patagonias "Sopa de Wuhan: filósofos escriben ante la pandemia", el artículo estuvo entre los más leídos durante varias semanas. "Para muestra basta un botón", dice el refrán, y efectivamente ese dato nos impulso para trabajar sobre una premisa: existe en tiempos de COVID-19 un interés por "ver qué dicen" las y los pensadores contemporáneos, y también las y los autores clásicos, ante una de las situaciones más extraordinarias de la historia de la humanidad, es decir, esta pandemia que vivimos.

Acudimos mentalmente al anaquel de lecturas y nos formulamos, a modo de sospecha: "acá algo debe estar pasando con Foucault". Los conceptos "biopoder", "biopolítica", u obras como "Vigilar y Castigar" (1975) - nos decíamos - ¿Servirán para pensar las políticas de salud pública y de seguridad llevadas adelante por parte de los Estados sobre los cuerpos, en estas cuarentenas, para combatir el avance del Coronavirus? Vigilancia, control, disciplinamiento, restricción, todos fenómenos que se materializaban en las noticias diarias, al ritmo del avance y retroceso en las diferentes "fases" de la cuarentena en Argentina. Una rápida consulta en la web nos confirmó que sí, florecían en los portales notas del tipo "Lo que Foucault nos enseña sobre la pandemia", "El virus y el dilema de Foucault", etc.

Constatado que estábamos ante una sospecha tan válida como poco original, decidimos consultar a una estudiosa del autor francés, Susana Murillo, investigadora del Instituto Gino Germani y Doctora en Ciencias Sociales por la Universidad de Buenos Aires, quien ha escrito sobre Foucault - "El Discurso de Foucault: Estado, locura y anormalidad en la construcción del individuo moderno" (1997) - y más aún, ha realizado un trabajo inspirado en el método arqueológico de autor, pero situado, concretamente, en Argentina - "Sujetos a la incertidumbre: transformaciones sociales y construcción de subjetividad en la Buenos Aires actual" (2002), por citar un ejemplo.

Y fuimos más lejos, a sabiendas de la complejidad del tema, además de una charla e intercambio previo, forzamos la situación a una entrevista radial, en el programa Tarde Para Miles, en LaCienPuntoUno de Comodoro Rivadavia.

Embed

La entrevistada ya había fijado una posición (muy a contrapelo de la mayoritaria) sobre el tema Foucault/Pandemia en el portal del Instituto Tricontinental de Investigación Social, con un artículo titulado "Las quarentenas", y sobre esa base desarrollamos un diálogo radial del cual rescatamos los siguientes fragmentos.

Tarde Para Miles.- Planteás que existe un uso teórico de Foucault que no es "erróneo", sino más bien políticamente intencionado, en el marco de esta pandemia, ¿Cuáles son los ejes de tu posición?

Susana Murillo.- Una de las cosas que uno aprende leyendo a Foucault es que es un pensador muy puntilloso, muy cuidadoso, muy erudito. Pero lo importante es que todo texto, toda palabra, todo discurso no tiene sentido en sí mismo, sino en una estrategia, que siempre es una estrategia de relaciones de poder muy compleja, donde no hay un dominador absoluto ni un dominado absoluto. Esto hace que un texto escrito por Foucault en la década del 70 pueda tener un sentido, y su relectura actual, en otro contexto de relaciones sociales, pueda tener otro sentido. El sentido y el significado emerge de las relaciones materiales en las cuales el texto se inscribe.

En este punto, estoy convencida, hubo una re-lectura de Foucault, que se puso muy de moda. En Vigilar y Castigar establece una distinción entre lo que era el modelo de la lepra y el modelo de la peste. No vamos a hablar de eso específicamente, pero ese caso específico remite a un proyecto mucho más amplio que Foucault desarrolla, que es el pasaje de la sociedad pre-industrial a la sociedad industrial. Y cómo en esa transformación, no sólo se modifican los modos de producir, sino los modos de actuar, de ser, las subjetividades, el sentido común, los códigos de lectura, los códigos de escritura. Lo que está mostrando en ese contexto es el pasaje de una sociedad centrada básicamente en una autoridad que opera fundamentalmente en lo que Marx llamaba una violencia "extra-económica", a una sociedad industrial, en Europa, en Francia particularmente, entre el siglo XVIII y el siglo XIX, cuando en relación a determinadas epidemias que ocurrían, se van constituyendo una serie de formas, de instituciones, de modo de gobierno de los sujetos y las poblaciones.

TPM.- ¿De qué epidemias hablamos en esa época?

SM.- Esas epidemias algo tienen que ver con el presente, que más que epidemias, eran epizootias (es decir epidemias sobre animales), como el carbunclo que atacaba a los animales en Alemania y Francia. Y en las ciudades, las epidemias se producían por el hacinamiento, porque en esa época las poblaciones pasaban masivamente del campo a las ciudades. El hacinamiento, la mala alimentación, el exceso de horas de trabajo, el trabajo de las mujeres, los niños, todo eso genera una serie de epidemias, y en ese contexto, el Estado francés va a adoptar una serie de tácticas y de técnicas que vienen desde abajo, que tienen que ver con el disciplinamiento de las poblaciones. Ahí es que se van a remodelar, y usar, las viejas "quarentenas", que habían nacido en la Edad Media, que tenían un sentido particular, que era proteger a cierta población de las epidemias y enfermedades.

Ahora bien, como Foucaut nos ha enseñado, muchos textos son retomados, circulan, y son leídos, con una direccionalidad política determinada

Por eso decimos que por ejemplo, el famoso texto Vigilar y Castigar, donde Foucault habla del pasaje del modelo de la lepra, al modelo de la epidemia, es retomado de manera absolutamente des-historizada, descontextualizada, sin un análisis serio de lo que se dice ahí, porque Foucault no habla de que el poder sea malo o bueno, sino que es un relación de fuerzas. Hay una lectura simplificadora, que tiende a aplicar algunos enunciados de Foucault, basados en esos estudios eruditos del siglo XVIII y XIX, a la cuestión actual. Y construir la idea que esta situación que acontece en el mundo, que es la tremenda pandemia, daría lugar, al crear cuarentenas, a un Estado absolutamente vigilante, policial, donde la libertad individual quedaría totalmente eliminada.

Vigilar y Castigar
Vigilar y Castigar, publicado en 1975
Vigilar y Castigar, publicado en 1975

LAS LECTURAS NEOLIBERALES DE FOUCAULT Y UNA HIPÓTESIS SOBRE EL ORIGEN DE LA PANDEMIA

TPM.- ¿Y quiénes hicieron esas lecturas?

SM.- Los autores que están de moda, Agamben [Giorgio], Espósito [Roberto], etc. El neoliberalismo, que tiene valores que son básicamente el individualismo, la competencia, el sujeto que se autogestiona a sí mismo, es auto-responsable de su vida; esto viene de los países "centrales" principalmente de Estados Unidos, pero no sólo EEUU. Llevan adelante esto colocando a ciertas figuras en el candelero de la Universidad, pues de las universidades salen periodistas, líderes políticos, gobernantes, etc. Desde la Universidad bajan y ponen en boga ciertos autores, que todo el mundo termina leyendo y comentando. Esto es lo que pasó con Foucault. Hay varios autores, llamados foucaultianos, de Europa, pero también de Latinoamérica, que han hecho una lectura, un uso de Foucault, que no es "errado" sino político (por ejemplo el “filósofo” surcoreano Byung-Chul Han), y plantean que el hecho de utilizar las cuarentenas es una vuelta a un Estado opresor, totalitario, stalinista, fascista, etc. Y lo interesante, es que el efecto que terminan generando sobre los sujetos es que terminan rechazando el único instrumento que tenemos contra la pandemia.

¿Por qué estos usos políticos de Foucault? Yo entiendo que por dos razones: porque los tanques de pensamiento neoliberales tienen una enrome influencia en el periodismo, en la Universidad, en la construcción del sentido común, que es el peor de los sentidos. Pero además, mi hipótesis, es que este uso desmadrado de Foucault en contra de las cuarentenas, tiene otro objetivo: tapar las verdaderas causas de las epidemias de Coronavirus (que ya hubo varias, como el SARS), que es de lo que nadie habla: las transformaciones generadas por el modelo agropecuario-industrial. Es decir, el uso de biocidas y herbicidas, la modificación genética de plantas y animales, la deforestación, etc,, que genera que los seres que vivían en esas zonas, contenidos en su micro-clima, migren hacia otros lugares y además muten genéticamente. Esas mutaciones son las que generan los diferentes tipos de Coronavirus. Incluso los pocos investigadores serios que existen, sostienen que van a aparecer nuevas cepas.

¿QUÉ CUARENTENAS?

Tras el diálogo con Murrillo nos ha quedado más claro uno de los fundamentos teóricos de los movimientos "anticuarentena", que por cierto abundan. Y como señala la autora en el citado texto "Las quarentenas": "Reflexionar en colectivo acerca de las condiciones, a menudo invisibilizadas de las cuarentenas, lo cual implica, como siempre, pensar en que no hay “la cuarentena” entendida como un hecho a-histórico, apolítico u omnitemporal". Por eso, quedan vigentes las preguntas sobre el modo en que efectivamente se llevan adelante este tipo de medidas, es decir, las cuarentenas que tenemos.

Fundamentalmente tres problemas. En primer lugar, ¿Quiénes "financian" las cuarentenas y su impacto sobre el aparato productivo? ¿Las y los trabajadores con reducciones salariales o cediendo derechos adquiridos, o el capital, con su riqueza acumulada? ¿O el Estado? ¿Por medio de qué recursos? Segundo, ¿Cuáles son las condiciones en que llevan adelante el aislamiento los diferentes sectores de la población? Tercero, la tensión existente entre la política de seguridad aplicada con fines sanitarios por el Estado y el no respeto de las libertades democráticas en manos de la violencia institucional.

Y ya que hablamos de un pensar situado, en Chubut sobran ejemplos concretos en los que estas cuestiones laten dramáticamente.

Embed

Dejá tu comentario

Seguí leyendo