Banner Radio Header

política/judiciales | Vaticano | abuso sexual

El Vaticano absolvió a dos acusados por abuso sexual a menores

El Tribunal de Justicia decidió liberar de sus cargos a dos miembros de la Iglesia Católica en un juicio por abusos a adolescentes en el Preseminario San Pio X.

El Tribunal de Justicia del Vaticano decidió absolver este miércoles a dos religiosos acusados de abusos sexuales en el Preseminario San Pio X. Según trascendió, los implicados eran el sacerdote Gabriele Martelli y el ex rector de esa institución, Enrico Radice.

La sentencia del Tribunal estableció que Martinelli no es punible en relación a hechos supuestamente ocurridos hasta el 9 de agosto de 2008, porque tenía menos de 16 años, y que sobre las acusaciones referidas a años posteriores al 2008 es absuelto por insuficiencia de pruebas.

Para el caso de Radice, la sentencia estableció igualmente que las acusaciones contra él han prescrito o no subsisten.

El Promotor de Justicia del Vaticano había pedido para Martinelli -supuestamente el violador- una condena a seis años de cárcel y cuatro años de cárcel para Radice, quien supuestamente lo habría cubierto siendo el rector del instituto.

Lee más: Papa Francisco suspende a un cardenal tras una auditoría por abusos a menores

La decisión del Tribunal vaticano, que por primera vez en la historia realizaba un juicio por abusos sexuales ocurridos allí, causó sorpresa en ambientes que esperaban condenas puesto que durante el juicio hubo tremendas declaraciones de varios de los supuestamente abusados o de quienes fueron testigos de los hechos.

Uno de los testimonios más impresionantes fue el de LG, dos iniciales con la que se prefiere llamar a la presunta víctima que no quiere revelar públicamente su nombre. LG contó que fue abusado por Martinelli, que en ese entonces era un seminarista y luego consagrado sacerdote, desde que él tenía 13. Todo empezó a fines de 2006 y duró hasta 2013. LG contó que Martinelli se metía en su cama mientras él dormía y que los demás chicos del dormitorio dormía o fingían dormir cuando él estaba ahí. “Las relaciones sexuales propiamente dichas se hacían en una habitación de las que Martinelli se había apropiado y que era llamada “la farmacia” pero también en la habitación del sacerdote.

Aunque esta sentencia no se puede considerar todavía como definitiva ya que los denunciantes pueden apelar, por ahora no ha habido ninguna reacción de parte del Papa Francisco quien ha impulsado todos estos procesos, tanto por abusos como por malversación de fondos, para hacer que las actividades de la Iglesia sean cada vez más transparentes

CienPuntoUno 2020

Dejá tu comentario

Seguí leyendo