Banner Radio Header

Opinión | Chubut | Política | Regalías

En las múltiples grietas de Chubut, la ausencia de la política

Desde la conformación de la nueva legislatura en diciembre de 2019, se han concentrado en ese ámbito, numerosas disputas por los recursos naturales y las rentas provinciales. Esta situación lejos está de ser inusual, en tanto es allí dónde deben darse los principales debates en torno al devenir democrático y del desarrollo provincial. ¿Cuál es el requisito indispensable para ello? Que ese ámbito sea un espacio de dialogo, un ámbito de construcción de consensos y de único y exclusivo privilegio para los intereses superiores de la Provincia y sus habitantes, actuales y futuros.

Muy otra es la realidad. Tristemente, desde hace muchos años, la conflictividad se apoderó de nuestra provincia y permanentemente aparecen demandas, reclamos de localidades, regiones confrontando entre ellas. Todas ellas creen estar perjudicadas, todas creen tener legitimidad para pedir mas recursos y particularmente sobre aquellos que se encuentran cercanos geográficamente, casi negando la existencia de una Provincia de Chubut, como una jurisdicción única e integrada.

Sin duda, existen regiones que se ven afectadas positiva y negativamente cuando se decide explotar o desarrollar una actividad productiva cercana, que genera empleo, inversiones, moviliza fondos que mejoraran al comercio local y simultáneamente, generan residuos, pasivos ambientales, brechas socioeconómicas entre los que son parte de esas actividades productivas y entre quienes no pueden ser parte de ella, o peor aún, solo ven como otros extraen sus recursos. Así, algunos se benefician con las rentas directas y otros se perjudican y son victimas de las desigualdades y la pobreza.

Eso debería hacer que las fuerzas políticas fueran las que piensan en el conjunto, en el bienestar general, en la equidad como principios rectores para gobernar una provincia y tener la capacidad de ¨persuasión¨ suficiente para trasmitir con convicción e información clara y fundada, proyectos consecuentes, y la necesidad de equilibrios y no fomentar las múltiples grietas que vemos cotidianamente en los medios en boca de los dirigentes, demostrando sus incapacidades para trabajar por la prosperidad colectiva.

Un breve repaso de proyectos que han generado disputas y diferencias “de aldea”, se inicia sin dudas con el proyecto 128/20 de Desarrollo Minero Metalífero. Sin dudas el de más amplias discrepancias, con detenciones arbitrarias, protestas masivas, “mesas de debate” sesgadas y lo más doloroso, una confrontación entre los ciudadanos chubutenses de distintas regiones, enfrentados en monólogos de sordos, que la política nunca atinó a coordinar, ordenar y conducir a un ámbito diferente, proactivo y de consenso.

El proyecto 140/20 Ley de Pesca, y nuevamente disputas, ocultamiento de su contenido, cercenamiento de la información sustantiva de un recursos de impacto significativo. Con el agravante que la propia ley dice en el segundo párrafo de las Expresión de Motivos “… armonizar todo el plexo normativo nacional y provincial, en beneficio de los actores del sector…”, declarando expresamente que no lo estaba haciendo en pos del interés general, en beneficio de los chubutenses, sino para beneficiar a un sector acotado, lo que luego se confirma en su articulado.

En marzo de éste año un grupo de legisladores presentaron el proyecto de ley 9/21, de “Creación del Marco Regulatorio de la Actividad Hidroeléctrica de la Cuenca del Río Futaleufú”. Seguramente reivindicando derechos postergados y que se consideran legítimos y sin dudas, con un enfoque regional superador. Pero confirmando el modelo de beneficiar a la geografía próxima local.

Vivimos el 9 de marzo del 2021 los incendios de interface mas graves de nuestra historia provincial, pérdidas de vidas, pérdidas materiales incalculables, se quemaron historias, recuerdos, emprendimientos, y se encuentra en la legislatura una ley para la reasignación de tierras para generar un ordenamiento territorial en la zona afectada y nuevamente disputas y confusiones de intereses particulares, pretendiendo imponerse a los intereses colectivos.

Y si faltaba algo, ésta semana se presentó un proyecto de ley para modificar la distribución de las regalías hidrocarburíferas, donde el espíritu claramente y los contundentes números muestran que el objetivo es sacarle a algunos para beneficiar a otros, ratificando ese modalidad instalada de confrontar, rivalizar, muy lejos de construir consenso y futuro para todas y todos.

Vale la pena detenerse en las cifras para comprobar el sinsentido que tiene ese proyecto. Le quita a una ciudad, la más grande de la provincia y a las comunas rurales, los más vulnerables. ¿Cuál es el fundamento? Dice que en épocas de crisis, el ejido donde se generan los recursos tendrían mejores oportunidades que aquellos que donde no se desarrollan esas actividades. ¿De que crisis hablamos? ¿Fundado en qué datos objetivos puede demostrar esos hechos? Simultáneamente dice: “Es innegable que son los organismos municipales quienes deben contener y dar respuestas efectivas a todas aquellas acciones abandonadas por las políticas públicas provinciales, que, en un afán de cubrir necesidades propias, secundariza las problemáticas regionales”.

Nuevamente sin fundamentos, se evidencia la contradicción de que si fuera cierto, habría que fortalecer a todos los municipios y no algunos como se hace en el Proyecto. O incluso verificar si los gastos necesarios para atender dichas situaciones no corresponden al ámbito provincial y es esa la esfera de gobierno a fortalecer. O en su caso, evaluar si se distribuyen recursos para atender necesidades presentes o remediar daños históricos medioambientales. O incluso más, el debate que no se da, y es que estamos gastando recursos escasos, que tienen plazo de duración, que se agotarán irremediablemente, y que deberían ser utilizados para obras, inversiones y transformaciones que en el futuro permitan sustituir esa fuente de ingresos que es hoy la actividad hidrocarburífera, y no ser utilizados (mal?) en gastos corrientes. Es decir, contradicciones, inconsistencias de análisis, carencia de argumentos y desconsideración de los objetivos esenciales.

La ley que intentan modificar separa a las jurisdicciones receptoras en Municipalidades de Primera Categoría, Segunda Categoría, Comisiones de Fomento y Comunas Rurales. En el primer caso los resultados y sus efectos están reflejados en el siguiente cuadro, donde consideramos los dólares que efectivamente se cobraron entre enero 2021 y mayo 2021 en concepto de regalías petroleras (comprende cinco periodos):

Cuadro 1.jpg

Como podemos ver, Comodoro Rivadavia perdería el 21,3% de sus ingresos en concepto de regalías petroleras, sin incluir el gas que aumenta el efecto negativo, mientras el resto de las Municipalidades de primera categoría tendrían beneficios dispares, pero significativos.

Las Municipalidades de Segunda Categoría todas verían incrementado sus ingresos en un 15,8%, las Comisiones de Fomento tendrían un incremento del 20,3% y las Comunas Rurales, todas perderían un 3,4%. Para quienes le interesan los números agregamos al final los detalles completos para cada Municipio.

Volviendo al inicio de este artículo, en el Poder Legislativo donde están representados todos los espacios políticos, donde se debería promover normas que garanticen la tranquilidad de nuestras comunidades, es el ámbito donde se produce la mayor incertidumbre y se pierde la oportunidad de afirmar un proceso para erigir futuro pensando en nuestros conciudadanos, en el marco de una crisis profunda que sufre la Provincia de Chubut desde hace algunos años.

Pero para hacerlo, necesitamos una condición indispensable que hoy esta ausente, UN PROYECTO DE PROVINCIA COMÚN, que no significa pensar igual, sino un deseo de destino común, comprender que nadie se salva solo o sola, y por eso necesitamos respetar y valorar nuestra diversidad cultural, territorial, y construir un modelo de desarrollo social, económico y ambientalmente sostenible y por sobre todo justo. Esa Chubut que en algún momento soñamos como el paraíso para tener nuestras familias y diseñar nuestro futuro.

Cuadro 2.jpg

CienPuntoUno 2020

Dejá tu comentario

Seguí leyendo