Banner Radio Header

Política | Chubut | Ministerio de Educación | Refacción de escuelas

Escuelas rotas y otras costumbres

Una diputada y ex-ministra de Educación investigada, reasignaciones presupuestarias non sanctas. ¿Cómo es posible que en Chubut durante los últimos años una importante cantidad de edificios escolares no estén en condiciones?

Una de las caras de la crisis que atraviesa la provincia de Chubut en los últimos años es la crisis educativa. Dentro de ella, las "deudas" en materia de infraestructura escolar, especialmente en Comodoro Rivadavia, la Región VI.

La realidad del desfinanciamiento crónico de la Educación Pública es un fenómeno transversal a los últimos gobiernos en Argentina, con reducciones presupuestarias e importantes pérdidas de salario real en el personal docente. Pero los puntos más trágicos de esta realidad está representado por casos concretos: la explosión de la Escuela N°49 en Moreno, provincia de Buenos Aires, en 2018, que se cobró la vida de Sandra Calamano y Rubén Rodríguez. O la reciente muerte de la maestra Mónica Jara, también víctima de una explosión en la Escuela N° 144 de Aguada San Roque, el pasado 29 de junio en Neuquén. Estos hechos, que no deben ser naturalizados, demuestran que a nivel político-dirigencial, el estridente coro de defensores de la educación pública que tan a menudo se escucha en esta pandemia, en realidad, expresa una defensa política de la presencialidad en las aulas por el rol organizador de la vida social que este hecho ejerce sobre el funcionamiento del trabajo, la producción y la familia. Es decir, un coro coyuntural y de ocasión, marcado por un año electoral, que no se condice con acciones y políticas concretas por parte del Estado en relación a la Educación Pública.

La ministra de Educación de la provincia, Florencia Perata, ha reconocido que existe en Comodoro Rivadavia un 21% de establecimientos educativos que requieren una "intervención integral", es decir, que no están operativos para el dictado de clases. Según estos datos oficiales, se trata de 25 establecimientos educativos y 28 escuelas (a veces funcionan varias escuelas en un mismo edificio), de un total de 113 edificios en toda la ciudad.

Claudio Márquez, también funcionario de la cartera educativa provincial, habló de un 25% de establecimientos en estas condiciones, por problemas en calderas, calefacción y cloacas. Sin embargo, la cifra de edificios escolares que requieren otro tipo de reparaciones "menores" también es importante. Por citar un ejemplo, la Escuela N° 197 "Centinela de la Patria", en el barrio Divina Providencia, según señalan padres de alumnos y alumnas "tiene rajaduras en las paredes tan grandes que uno puede asomarse de un aula a otra".

El ministro de Infraestructura, Gustavo Aguilera, sostuvo que "se intervinieron 75 escuelas de Comodoro Rivadavia desde el año pasado, con una inversión que supera los 140 millones de pesos. Y quedan estos establecimientos, 25, en los que continuamos trabajando".

La elemental pregunta que surge es: ¿Existen o no los recursos económicos para modificar completamente esta realidad? ¿Cómo es posible que durante los últimos años una importante cantidad de edificios escolares no estén en condiciones?

La transparencia de las finanzas públicas en Chubut es cuestionada por rankings nacionales que la ubican en los últimos puestos. Al margen de este manto de dudas que pesa sobre la información oficial, que hacen más necesaria la labor de investigación, para arreglar escuelas es necesario ejecutar obras y tener recursos para financiarlas. Hay dos hechos en este sentido que vamos a subrayar.

LA DIPUTADA INVESTIGADA

Es inevitable mencionar en este punto la causa judicial que investiga sobreprecios y malversación de fondos destinados para obras de infraestructura escolar, que involucra a la ex ministra de Educación Graciela Cigudosa, que sin ruborizarse, actualmente es diputada provincial por parte del oficialismo. A mediados de junio, el comerciante trelewense Daniel Gel, representante de las empresas LADA Construcciones y RAMIDA SRL, reconoció haber sido parte de las maniobras para facilitar el direccionamiento de contrataciones al momento de ganar licitaciones para reparar y equipar las escuelas. La real magnitud de este mecanismo de corrupción debe ser investigada.

REASIGNACIONES NON SANCTAS

He aquí otro vaciamiento, esta vez legalizado. El 9 de noviembre de 2020 el Poder Ejecutivo Provincial, con firma del gobernador Arcioni, remitió a la legislatura provincial para su aprobación, el Proyecto 120/20, que proponía una modificación presupuestaria "que incluye un incremento del presupuesto de gastos en la jurisdicción del Poder Judicial, a efectos de cubrir los haberes del ejercicio y en el Concejo de la Magistratura para haberes y gastos de funcionamiento, el déficit previsional del Instituto de Seguridad Social y Seguros y los intereses de los servicios de la deuda que fueron presupuestados a un dólar inferior al actual".

Proyecto Ley 120/20

¿De dónde salieron los recursos para este "incremento" en otras áreas? De una reasignación por la "sub-ejecución" de la partida presupuestaria destinada a Educación para el 2020, por la suma de 3000 millones de pesos.

El Boletín Oficial del 18 de diciembre de 2020 dio cuenta de dicha "redistribución", solicitada por el Poder Ejecutivo y aprobada por la Legislatura provincial en una sesión virtual

  • $2000 millones de pesos fueron para pago de servicios de deuda pública (por la suba del dólar)
  • $768 millones para saldar en parte el déficit de transferencias que el Poder Ejecutivo mantenía con el ISSyS (deuda que agrupaciones de jubilados denuncian esconde la utilización de fondos previsionales para otros gastos)
  • $229 millones para cubrir un aumento salarial en el Ministerio de la Defensa Pública
  • $1,1 millones para gastos de funcionamiento del sector Judicial

Ya en julio de 2021, con decenas de establecimientos educativos que aún no están reparados en la provincia y con salarios congelados hace 19 meses, ¿Esta reasignación de recursos no se revela una confesión de prioridades?

CienPuntoUno 2020

Dejá tu comentario

Seguí leyendo