Banner Radio Header

Policiales / Judiciales | Rawson | abuso sexual | Néstor Martín Echegaray | tobillera electrónica | Superior Tribunal de Justicia | Boletín Oficial

Exoneraron a un hombre que había abusado de su hijastra

En 2015, Néstor Echegaray fue sentenciado a 9 años de prisión por el abuso de una nena de 9 años en Rawson. El mes pasado quedó libre y se encuentra monitoreado con una tobillera electrónica.

El pasado 9 de junio recuperó su libertad de manera condicional tras cumplir con el tiempo mínimo de la pena. Finalmente, decidió fijar su domicilio en el barrio San Martín de Trelew y deberá utilizar una tobillera electrónica para monitorear sus movimientos.

En este acuerdo con la justicia, se dispuso que Echegaray deberá conseguir trabajo tras la finalización de la pandemia y presentarse cada tres meses en la Oficina de Control de Ejecución. Mientras tanto, continuará con tratamiento psicológico y tiene prohibido acercarse o contactar a la víctima y su familia bajo cualquier medio.

EL CASO

En 2010, el portero oriundo de Mendoza ultrajó a la hija de su pareja en una casa del Área 16 de Rawson. En ese entonces, la nena tenía 9 años. Según las crónicas de la época, el hombre aprovechó la convivencia y el silencio cómplice de la madre.

El modus operandi siempre era el mismo: aprovechaba cuando la mujer se iba a trabajar. Faltaba en promedio 4 días por mes a su trabajo. La nena también, exactamente los mismos que su padrastro. La hacía simular descomposturas para quedarse solos en su casa.

Con 9 años, la niña tenía un rendimiento escolar de una alumna de tercer grado, pese a estar dos años más adelante. Además, era obligada a lavar platos, hacer las camas, limpiar la casa. No le permitían jugar, salir afuera, tener amigos y contacto con tíos y primos. No tenía hábitos de higiene, ni mucho menos de alimentación y escolares.

En ese entonces, el caso casi queda impune. Es que el juez Sergio Piñeda ordenó la detención del padrastro. Pero sus colegas Patricia Asaro y José García lo liberaron porque la fiscal se había “excedido” en sus facultades al ordenar una pericia cuando no existía una denuncia.

El caso llegó al Superior. Pereira argumentó que dejar libre a Echegaray era como declararlo inocente. Y que se violaban los derechos de la niña al no dejar investigar a un fiscal, visto el nulo interés de la madre. El STJ le dio la razón y consideró “arbitraria” la decisión de Asaro y García.

En su fallo final, el Superior Tribunal de Justicia aseguró que “La palabra 'abuso' no es lo suficientemente desagradable como para describir lo que algunos hacen a los niños”.

CienPuntoUno 2020

Dejá tu comentario

Seguí leyendo