Banner Radio Header

Sociedad | alimentos | Coronavirus | Cuarentena fase cuatro | Gobierno Nacional

Extienden hasta junio los precios máximos de 2300 productos

Nuevamente se prorrogó la norma que obliga a mantener los precios que regían antes de la pandemia del COVID-19.

Por intermedio de la Resolución 133/2020, emitida este lunes en el Boletín Oficial, el Gobierno Nacional extendió hasta el próximo 30 de junio, inclusive, los precios máximos de 2.300 productos que integran la canasta de consumo masivo.

Las autoridades nacionales decidieron seguir adelante con la iniciativa que obligó a los comerciantes a retrotraer los valores de venta de varios alimentos y artículos de necesidad, a los vigentes hasta el 6 de marzo pasado.

A pesar de los reiterados reclamos por parte de algunos empresarios que aseguraron tener la necesidad de hacer ajustes por los aumentos de costos registrados desde el momento del congelamiento, la decisión se tomó igual.

La Resolución establece también que este plazo podrá ser nuevamente prorrogado "en atención a la evolución de la situación epidemiológica del Coronavirus COVID-19”.

En el documento se intimó nuevamente a las empresas que forman parte integrante de la cadena de producción, distribución y comercialización de todos estos productos a que aumenten "su producción hasta el máximo de su capacidad instalada" y tomen las medidas necesarias para "asegurar su transporte y provisión" durante la cuarentena.

Asimismo, la cartera que dirige Paula Español aclaró que todas las comunicaciones necesarias entre las compañías y las autoridades nacionales deberán realizarse mediante la Plataforma de "Trámites a Distancia" (TAD), del Sistema de Gestión Documental Electrónica (GDE).

Entre los considerandos de la Resolución, el Gobierno señaló que antes de esta medida se habían registrado “aumentos generalizados en el precio de venta” de algunos alimentos, así como también “de productos de higiene y cuidado personal” por parte “de empresas de diversa capacidad económica”, los cuales “resultan irrazonables y no se corresponden con las variaciones recientes de las estructuras de costos de producción”.

Dejá tu comentario

Seguí leyendo