Banner Radio Header

Sociedad | Argentina | trabajo | Vino

Hoy es el Día del Vino como Bebida Nacional

Ningún otro país posee al vino como una insignia. Este día es un reconocimiento a una de las economías regionales que más aporta.

Hoy, 24 de noviembre, se conmemora el Día del Vino como Bebida Nacional. Si bien las excusas para alzar las copas siempre se encuentran, el hecho de tener al vino como emblema tiene un profundo significado, más allá del gusto personal de cada uno por la noble bebida.

El vino es un gran representante y embajador de la Argentina, presente en la mesa de muchos consumidores en el país y alrededor del mundo, con sus etiquetas que definen el origen, pero también con sus aromas y sabores autóctonos de la nación.

La nobleza del vino argentino no proviene solo de su origen, sino también en las cientos de personas que trabajan por ellos, muchas veces representadas en enólogos y agrónomos.

Miles de pequeños viñateros que dependen de sus pocas uvas para poder sobrevivir, y a los que el vino argentino les ha dado la posibilidad de lucirse. A tal punto que el nombre de muchos de ellos ya figura en importantes etiquetas, como un homenaje a su labor.

La declaración y reconocimiento del vino como Bebida Nacional surgió primero por decreto presidencial en 2010 y en 2013 el Congreso de la Nación lo refrendó con una ley nacional aprobada por unanimidad. Esta Ley 26870 reconoce al vino argentino su importancia como dinamizador de las economías regionales y resalta el rol cultural e identitario del vino en la vida cotidiana de los argentinos.

Esto es parte del trabajo conjunto entre Estado Nacional, COVIAR y los gobiernos de las provincias vitivinícolas para desarrollar el “Plan de Promoción del Vino Argentino Bebida Nacional”. Este Plan incluye acciones de comunicación, difusión turística y cultural, actividades con otros alimentos icónicos argentinos como la yerba y la carne; y la celebración del “Día de Vino, Bebida Nacional”.

Sin dudas, más allá de la coyuntura del país, el futuro del vino es promisorio. Y ser el quinto país productor permite tener siempre a mano muy buenos vinos, y en todos los segmentos de precio. Por eso, hay motivos de sobra para brindar con y por el vino argentino.

Dejá tu comentario

Seguí leyendo