Banner Radio Header

Sociedad | Tartagal | Coronavirus

Insólito: Una familia se robó un cadáver para velarlo

Se trata del cuerpo de un hombre de 69 años, que estaba sospechado de tener coronavirus. Los familiares argumentaron que querían el cadáver para bañarlo y velarlo.

Un familia entró por la fuerza a la morgue de la ciudad salteña de Tartagal y se robó el cadáver de Ramón Inocencio Juárez, un hombre de 69 años que había fallecido de un infarto y era un caso sospechoso de coronavirus.

El hecho ocurrió el sábado pasado y unas 20 personas, entre hijos, sobrinos y vecinos del hombre, entraron al lugar y se llevaron el cadaver.

Embed

Los familiares contradijeron a los médicos y aseguraron que el hombre no tenía coronavirus y destacaron que decidieron retirar el cuerpo porque en el centro asistencial pensaban quemarlo. Además querían bañarlo y velarlo.

El gerente del hospital, Juan Ramón López, admitió que el hombre había ingresado el jueves pasado por un problema coronario y había sido compensado. Al día siguiente volvió a ser llevado al centro asistencial por el agravamiento de su cuadro y murió con un "cuadro de insuficiencia respiratoria, un síntoma clínico vinculado con covid-19 hasta que se demuestre lo contrario. Y no es un criterio u opinión de esta gerencia sino que es una medida protocolar".

López dijo que "la actitud de esta gente no fue de dolor, fue de violencia, amenazaron al personal, se comportaron de forma patoteril. Ingresaron con amenazas a la morgue, cargaron el cuerpo que estaba en la bolsa en la caja de una camioneta particular y lo llevaron a su casa".

CienPuntoUno 2020

Dejá tu comentario

Seguí leyendo