Banner Radio Header

Economía | ATP | Centro de Estudios para la Producción | producción automotriz | pandemia

La industria necesitó un 70% menos de ayuda del programa ATP

Durante agosto se sostuvieron los niveles de recuperación de la economía, como consecuencia de esta mejora, la industria redujo en un 70% la demanda de ayuda del programa de Asistencia al Trabajo y la Producción (ATP).

El dato se desprende del informe de septiembre del Centro de Estudios para la Producción (CEP XXI), en el que se indica que el ATP -que en sus primeras cuatro rondas benefició al menos una vez a 338.000 firmas del sector privado- registró una caída sistemática tanto en la cantidad de empresas inscriptas, como en la cantidad de empresas aprobadas y en el monto erogado en cada ronda.

Donde más se mantuvo la asistencia, en tanto, es en sectores como salud (en el cual si bien la facturación no fue tan afectada como en otros sectores, cuentan con el beneficio por su alta exposición al COVID-19, que es otro de los criterios para el acceso al programa), turismo, gastronomía, recreación y cultura.

Por otro lado, la actividad económica continúa normalizándose y donde algunos sectores alcanzaron niveles similares a los prepandemia, como el industrial y algunos indicadores del área de la construcción. La industria, medida con base en el consumo de energía que releva CAMMESA, aceleró su crecimiento (+4,9% intermensual desestacionalizado) y cerró agosto con valores cercanos a los previos a la pandemia.

La producción automotriz creció 21,2% mensual en agosto. Además, los despachos de cemento treparon 6% mensual en agosto (2,2% desestacionalizado), y así alcanzó el mayor nivel del año.

Respecto al consumo, se registraron profundos cambios en los hábitos de la poblacióncomo efecto de la pandemia: los alimentos para consumo al interior del hogar, comunicaciones, salud, alquileres, expensas, servicios de la vivienda, artículos de limpieza, alimentos para mascotas o electrónica aumentaron su participación porcentual en el total de los gastos de una familia; mientras que otros -como turismo, transporte o gastronomía- se redujeron sensiblemente o directamente desaparecieron.

Respecto al consumo de alimentos al interior del hogar, que antes de la pandemia explicaban el 25,3% los gastos de los hogares argentinos, alcanzaron el 37,6% en abril y 33,1% en julio. También ganaron participación relativa en la estructura de consumos de los hogares los rubros como comunicaciones, salud, alquileres, expensas, servicios de la vivienda, artículos de limpieza, alimentos para mascotas, electrónica y seguros.

Caso contrario, sectores como hoteles y restaurantes pasaron de explicar el 6,4% de los gastos de los hogares a apenas un 1,7%. Por su parte,el transporte público pasó de dar cuenta del 3,6% del gasto de los hogares a apenas un 1,2%.

CienPuntoUno 2020

Dejá tu comentario

Seguí leyendo