Banner Radio Header

Cultura y Espectáculos | La Serpiente | Charles Sobrahj | Netflix

La Serpiente: un asesino seductor y escurridizo

La atrapante miniserie de ficción sobre el asesino serial que mató a decenas de jóvenes turistas extranjeros en el sudeste asiático, fue uno de los estrenos de Netflix durante el mes de abril. Ocho capítulos para devorar en un fin de semana.

En la década del 70, Charles Sobrahj se hizo popularmente conocido como el “asesino del bikini” por las prendas con las que fueron halladas algunas de sus víctimas. Es que las víctimas de Sobrahj eran, en su mayoría, jóvenes turistas europeos y norteamericanos que se encontraban de viaje por el sur de Asia y que caían bajo sus garras, a fuerza de engaños y estafas.

Basada en hechos reales, la miniserie de BBC One y Netflix, La Serpiente, cuenta la historia de este asesino en serie a través de la investigación llevada a cabo por un diplomático holandés con asiento en Bangkok, Herman Knippenberg (Billy Howle). Luego de recibir la carta de una familia de Amsterdam, preocupada por llevar varios meses sin tener noticias de su hija y su novio, y sin tener mayores datos al respecto, Knippenberg decide iniciar la averiguación del paradero de la pareja por sus propios medios y a espaldas de sus superiores, quienes consideran que ocupar tiempo en la búsqueda de jóvenes turistas hippies es malgastar recursos en algo ajeno a sus funciones operativas. El joven trabajador de la embajada holandesa comienza así una investigación a escondidas, pero con la venia de la policía tailandesa, que no consigue darle mayores precisiones acerca de la suerte de los turistas perdidos.

d1c7b6672a3e7a4efbe507b726b66875.jpg

En paralelo, la miniserie muestra la vida de un personaje atractivo y enigmático, un comerciante de gemas preciosas llamado Alain Gautier (Tahar Rahim), que organiza fiestas fastuosas y plagadas de turistas en el condominio en el que reside junto a su pareja, Monique (Jenna Coleman). Alain parece un hombre de mundo, viajado, que suele ofrecer soluciones a turistas que se encuentran en problemas. El asunto es que muchos de los problemas que se propone resolver no son tales, sino que forman parte del engaño y la red de mentiras con las que manipula a sus víctimas y las somete a su poder.

El objetivo es simple: jóvenes ingenuos en territorios exóticos, con vías de comunicación falibles, propias de la época (sería improbable que un plan de este tipo resultara exitoso con los canales de comunicación y difusión actuales), alejados de su familia y su entorno de confianza, cargados de efectivo y cheques de viajeros para costear su estadía por esas tierras. Frente a estas circunstancias, la hospitalidad de Alain y Monique funciona con la efectividad de una miel atrapa moscas. Las víctimas caen una atrás de otra y pasan semanas desaparecidos hasta que algún familiar, a distancia, advierte sobre la falta de noticias. Las embajadas de los países de origen de los turistas tampoco dan demasiada entidad a los reclamos y así, Gautier y sus secuaces, logran sostener su plan macabro.

2275x1516.6666666666667-616353335954.jpg

Al ver La Serpiente, cuesta creer que acontecimientos de este tipo puedan haber tenido lugar en la vida real sin la intervención oportuna de las autoridades policiales. Más difícil de creer aún parece el hecho de que un joven agregado diplomático haya logrado conducir una investigación sin preparación alguna. Mientras que algunos de los acontecimientos resultan casi inverosímiles en pantalla (reforzado por la incorporación de diálogos demasiado edulcorados), el respaldo principal de la historia es que todo lo que se narra, salvo por algunos detalles del final, ocurrió de esa manera en la vida real.

Y3Y422HMH5HHPNMXJVUSX6QOMM.jpg

El carisma y la personalidad escurridiza de Gautier (uno de los alias que emplea Sobrahj) lo convirtieron no sólo en un temible asesino, sino también en un gran escapista. Detrás de sus acciones, un resentimiento de clase y una condena al sistema y al goce legítimo de la vida burguesa del que se siente excluido, que lo equipara a otros célebres asesinos de la época tales como Charles Manson. Ciudadano francés de origen asiático, la percepción del descrédito a su persona a razón de su origen aparece en la ficción como una de las grandes motivaciones del desprecio de Sobrahj por la vida de sus víctimas.

the serpent.jpg

La Serpiente se puede ver en Netflix y cuenta con 8 episodios de una hora de duración en promedio. Un thriller de suspenso envolvente, dinámico, con una muy buena banda de sonido y una excelente recreación de época, para maratonear un fin de semana completo. No se lo pierdan.

CienPuntoUno 2020

Dejá tu comentario

Seguí leyendo