Banner Radio Header

Sociedad | clases | Coronavirus | Universidad de Granada | España

La vuelta a clases sin medidas de seguridad expondría al menos a 800 personas en dos días

Una universidad española realizó un estudio en el que se analizaron la cantidad de contactos generados tras una posible vuelta a clases con cursos de 20 alumnos.

Un grupo de especialistas en planificación de la Universidad de Granada realizaron un trabajo donde establecieron en cifras el riesgo de la vuelta a las clases prevista para septiembre en España.

Este análisis comenzó tras el anuncio de la ministra de Educación española, Isabel Celaá, quién aseguró que no sería necesario el uso de mascarillas ni el mantenimiento de una distancia física mínima en los cuatro primeros cursos de Educación Primaria, por tratarse de grupos asimilables a familias o convivientes.

Los cálculos publicados ofrecen resultados que contradicen esa idea de pequeño grupo familiar. Suponiendo una familia media española, formada por dos adultos y 1,5 hijos menores —lo que se traslada a las operaciones matemáticas asumiendo que en el aula hay 10 estudiantes con un hermano y otros 10 que son hijos únicos—, el primer día de clase cada alumno estará expuesto a 74 personas. Eso ocurrirá, exclusivamente, si no hay roce con nadie externo al aula propia y al hogar familiar. “El segundo día", explica Alberto Aragón, coordinador del proyecto, "la interacción alcanzaría las 808 personas, considerando exclusivamente las relaciones sin distanciamiento ni mascarilla de la clase propia y las de las clases de hermanos y hermanas”. La proyección sobre el papel supera los 15.000 contactos en tres días.

contagios escuelas estudios

Si el número de escolares en la clase sube a 25, como muchas autonomías han anunciado porque coincide con el ratio habitual, el número de personas implicadas subiría hasta 91 el primer día y 1.228 el segundo. El contagio de una persona de ese colectivo conlleva un riesgo automático para todo el grupo, por lo que cabe esperar que cualquier situación de alerta lleve consigo el cierre del grupo o incluso de todo el colegio si han compartido espacios o docentes comunes. Sin embargo, la realidad es que ninguno de estos escenarios posteriores está realmente planificado en este momento.

Para cerrar, Aragón comentó acerca de los casos de Dinamarca e Israel, que ya han vuelto a clase, sirven de modelo de estudio. Del primer caso, remarcó que “con una buena planificación y recursos suficientes”, dice Aragón, las clases son ahora de 10 alumnos, que salen de cinco en cinco al recreo y con una organización temporal y espacial que minimiza los contactos. “Les va bien y han bajado al mínimo el riesgo”. Por otro lado, en el caso de Israel, con un modelo de vuelta similar al previsto para España, “en los dos o tres primeros días hubo que cerrar 100 colegios”.

CienPuntoUno 2020

Dejá tu comentario

Seguí leyendo