Banner Radio Header

Deporte | Leopoldo Jacinto Luque | Selección Argentina | Mundial de fútbol | LaCienPuntoUno

Leopoldo Jacinto Luque y el Mundial de 1978 con la Selección Argentina

El ex delantero de la Selección Argentina contó en Fair Play detalles de lo que fue jugar el Mundial de 1978.

En primer lugar, habló del momento que le tocó atravesar en el medio de la copa, cuando en un accidente vial falleció su hermano a pocas horas del partido contra Francia. “A la altura de San Isidro, se abrió mucho en una curva y se llevaron por delante a un camión que estaba bien estacionado en la banquina, mi hermano falleció en el acto. Eso fue a la mañana, nosotros jugábamos a las 7 de la tarde, y el venía a verme. No me avisaron antes por orden de mis padres y la mujer de mi hermano, jugué sin saber nada. Fue uno de los mejores partidos que jugué en la Selección, hice un gol muy bonito que nos permitió avanzar de ronda. Al otro día me levanto y me encuentro con mi familia en el hotel. La veía a mi mamá muy mal y mi papá me comentó la mala noticia".

Con respecto a las acusaciones de que el equipo partido ante Perú estaba arreglado, Luque comentó: “Sabemos quiénes fueron los que empezaron con ese tema. Que un brasilero, que un peruano hable de soborno puede ser por envidia, pero que los propios argentinos se encargara de decir que habíamos sobornado a los jugadores de Perú para poder ganarles 6 a 0, nosotros nunca le pusimos nada al bidón, nunca entramos a la cancha con un alfiles, nunca hicimos trampa en nada y duele porque está persona habló de más siendo un argentino”.

En relación a los dichos de que la Selección estaba involucrada con todo lo que pasaba con los desaparecidos ex delantero de River dijo: “Nosotros no teníamos nada que ver con los militares, la única que vez que fueron al vestuario fue después del partido de Perú, nosotros estábamos festejando y entró el presidente y dijo ‘muy bien, hemos llegado a la final, ahora vamos por la final, hasta luego’, y se fue, ese fue el contacto”.

Y agregó: “A la concentración nos llegaban las revistas y los diarios y nunca leí que los militares mataron, secuestraron, robaron niños, siempre era que los militares desbarataban una banda de montoneros en tal lugar. Siempre la culpa la tenían otros y no la gente del gobierno. Viajábamos con cuatro tipos vestidos igual que nosotros pero con la pistola en la cintura. Para ir a la cancha cambiaban de camino en cada partido”.

Embed

Dejá tu comentario

Seguí leyendo