Banner Radio Header

Opinión | Encuentro Nacional de Mujeres | Abuelas de Plaza de Mayo | Buenos Aires | Ni Una Menos | Patriarcado | Plaza de Mayo

Lo volvimos a hacer

Van mujeres de todas las edades. Van madres con hijas y van quienes podrían ser las abuelas de varias. Van las de clase media y las pobres. Van lesbianas que no son mujeres y Travestis, trans, bisexuales y No-Binaries. Porque también, como se dijo en estos días, la denominación Encuentro Nacional de Mujeres quedó chica.

Como cada octubre, cerca del día de la madre y del 12, volvimos a juntarnos. Desde hace 35 años. Es casi un ritual. Un rito de pasaje. Una ceremonia que se repite. Conjurando y reinventando la maternidad y el "descubrimiento de américa". De ahora en más, plurinacional.

A veces los cronistas reparan en nuestras marchas (Ni Una Menos, 8M) y piensan que el nuestro es un movimiento espontaneísta nutrido de un montón de individuos que se juntan esporádicamente.Pero los encuentros nacionales vuelven para señalarnos que allí, entre nosotrxs, lo que prima es la organización en la diversidad. Sindicatos, partidos, agrupaciones, grupos de vecinas que gestionan un comedor comunitario, mamás que cultivan marihuana, madres que buscan a sus hijxs desaparecidos. Como las Abuelas de Plaza de mayo que en estos días recordaron desde sus redes:

“Desde el inicio de su lucha, las Abuelas supieron que debían juntarse porque solas no podrían conseguir nada. Ejercieron la sororidad, sin conocer el término. El amor, la hermandad y la solidaridad fueron y son sus banderas. Conocieron otras mujeres que, como ellas, luchaban juntas, compartieron experiencias y aprendizajes. En la foto, hace 33 años, la Abuela Aída Kancepolsky atiende un puesto en en el encuentro nacional de mujeres, en aquella oportunidad en la ciudad de buenos aires. Con su fuerza femenina estas mujeres distintas, con problemas comunes, siguen luchando contra el patriarcado que les llevó a sus hijas e hijos“

El Encuentro Nacional es la reunión de agrupamientos de la más diversa índole, que se superponen entre sí y otras veces se distancian. No todxs pensamos lo mismo ni vamos por las mismas razones. Pero celebramos los acuerdos, los espacios de discusión y nos fortalecemos cada año en ese encuentro.

Van mujeres de todas las edades. Van madres con hijas y van quienes podrían ser las abuelas de varias. Van las de clase media y las pobres. Van lesbianas que no son mujeres y Travestis, trans, bisexuales y No-Binaries. Porque también, como se dijo en estos días, la denominación Encuentro Nacional de Mujeres quedó chica.

Somos el movimiento popular más importante de los últimos tiempos y somos proselitistas, por lo que esperamos ser muchxs más el año próximo. Nuestra tarea no comienza ni termina en estos tres días, sino que se extiende los 365. Mañana arrancamos de nuevo.

Dejá tu comentario

Seguí leyendo