Banner Radio Header

Opinión | Argentina | Candidatos | combustibles | Elecciones | Gobierno Nacional | Jubilaciones | Judiciales | Justicia | La Pampa | Neuquén | PASO | Poder Judicial | Río Negro | Santa Cruz

Los jueces también hacen política

La política atraviesa todas las instituciones. Pensar el Poder Judicial como un actor político nos permite comprender sus decisiones y su comportamiento desde una perspectiva más amplia sobre el Gobierno.

En los últimos días, los rumores de jubilaciones y renuncias de jueces, como respuesta a una eventual victoria de la fórmula Fernández-Fernández, nos hace reflexionar sobre la relación entre justicia y política, y entre Poder Judicial y Gobierno.

Transición judicial, revancha, tregua, son expresiones que circularon en el discurso de los actores políticos y mediáticos en los últimos días en Argentina. Causas judiciales administradas a lo largo de años, súbitos avances y reversiones muestran la presencia, y la relevancia, de un actor político no siempre comprendido como tal.

A pesar de la discreción con la que suelen conducirse los miembros del Poder Judicial en cuanto a los fundamentos de sus decisiones, la Ciencia Política puso su mirada sobre ellos hace ya algunos años[1]. Sucede que para comprender y explicar algunos fenómenos políticos es necesario contemplar todos los actores intervinientes, incluso aquellos que formalmente parecerían estar ajenos a algunas decisiones. En ese sentido, vale preguntarse si los y las jueces, y de modo más genérico las instituciones judiciales como la Corte Suprema, participan o no del Gobierno.

La teoría sobre la separación de poderes nos dice que el Poder Judicial es el único que carece de legitimidad democrática directa, es decir, nadie los votó. Sin embargo, una comprensión más profunda del Gobierno requiere observar la interacción, los intercambios, entre los tres poderes: Ejecutivo, Legislativo y también Judicial. En otras palabras, para entender la política no podemos dejar de mirar el comportamiento de los y las jueces y de las instituciones judiciales.

El desempeño de las instituciones y de los actores que le dan vida nos ayuda a comprender de manera más clara y fundamentada las relaciones de poder que efectivamente se desarrollan en distintas arenas. Si solo observamos los diseños institucionales nos perdemos gran parte, quizás lo más interesante, de la vida política de nuestra comunidad. Observar los incentivos y constreñimientos que moldean el comportamiento de los actores completa una película que de otro modo se vuelve muda: se ven movimientos y no se escucha el diálogo que anima cada gesto.

En favor de esta perspectiva, Weber define a la política como la dirección o la influencia sobre la dirección de una asociación política, específicamente el Estado[2]. Y agrega, quien hace política aspira al poder, al poder como fin en sí mismo o como medio para otros fines, de naturaleza egoísta o altruista. ¿Podemos afirmar que las decisiones judiciales expresan un ejercicio del poder político? ¿Cuáles son las implicancias de ese ejercicio cuando los y las jueces no son electos popularmente de manera directa?

Creo que aquí podemos hacer una distinción importante. Efectivamente las decisiones judiciales influyen sobre el proceso del poder político. Por ejemplo, ello ocurre cuando la Corte emite un fallo que obliga a la erogación de recursos por parte del Poder Ejecutivo, o establece en sus decisiones principios contradictorios con políticas de Estado, como sucedió en el polémico fallo Muiña que aplicaba la ley penal más benigna a delitos de lesa humanidad. Podría argumentarse que en esos casos la Corte cumplió simplemente la función prevista en el diseño institucional, pero esta mirada pretendidamente ingenua no haría más que opacar una dimensión del ejercicio del poder político que está protagonizada por el poder judicial.

Los jueces, en ese sentido, hacen política. Y si bien no son electos popularmente, al menos no de manera directa, están sujetos a un principio común a quienes participan del poder político: la rendición de cuentas (o Accountability en términos del gran Guillermo O’Donnell). Que los y las jueces no sean electivos popularmente de manera directa no los releva de su responsabilidad política en el significado más primario de influencia sobre la dirección de nuestra comunidad, de nuestra vida juntos.

Así, los y las jueces no hacen política electoral, no se presentan como candidatos y candidatas a elecciones populares, pero hacen política en cuanto a su participación o influencia sobre el poder político, y con relación a su rol como decisores en caso de conflicto. Al respecto, los gobiernos de las provincias de Neuquén, Río Negro, La Pampa y Santa Cruz iniciaron demandas ante la Corte Suprema de Justicia de la Nación, reclamando la inconstitucionalidad del decreto que congeló el precio de los combustibles. Asimismo, y tal como informa la propia agencia Telam[3], se prevé la presentación de más demandas judiciales por parte de las provincias que consideran afectados sus ingresos, y por lo tanto su propia capacidad de pago, a partir de las medidas económicas que anunciara el gobierno nacional tras el resultado negativo obtenido en las PASO.

Los y las jueces hacen política y una democracia que pretende consolidarse no puede sino poner luz sobre el comportamiento y desempeño de un poderoso actor de veto – en el sentido de George Tsebelis- que es, a su vez, un tomador de decisiones que moldean la comunidad política y establecen horizontes de sentido sobre nuestro destino colectivo. Y por ello, deben rendir cuentas. Así, la rendición de cuentas constituye una buena práctica democrática y republicana, muy lejos del revanchismo o de los fantasmas de la persecución política. Rendir cuentas es, en principio, un acto de responsabilidad pública y política.

[1] Para los interesados en este tema, pueden verse los trabajos de Tom Ginsburg (2003) sobre revisión judicial y Gretchen Helmke (2002, 2012, 2017) sobre relaciones Ejecutivo – Corte en Argentina, además de su trabajo sobre instituciones informales (2004).

[2] Por supuesto, nos referimos a El político y el científico, aquella conferencia de 1919 en Munich.

[3] “Gobernadores opositores irán desde el lunes a la Justicia por las medidas del Gobierno”, Télam, 22/8/19, disponible en https://www.telam.com.ar/notas/201908/386364-bertone-ratifico-que-el-lunes-judicializaran-reclamos-de-diferentes-provincias.html

Dejá tu comentario

Seguí leyendo