Banner Radio Header

Economía | autos | Precios | Dólar blue | salario | Argentina

Los precios en dólares de los autos en Argentina son los más bajos de la región

La brecha cambiaria entre el dólar y el peso genera un excelente marco para poder adquirir vehículos 0 km a los niveles más bajos históricos medidos en la moneda extranjera.

En los últimos meses, hablar del “efecto blue” en la venta de autos es un tema inevitable: con una brecha cambiaria del 100% y vehículos que se cotizan en pesos según el cambio oficial, quienes tienen ahorros en moneda estadounidense terminan realizando un excelente negocio al poder adquirir vehículos 0 km a los niveles más bajos históricos medidos en billetes verdes.

Eso se confirma tomando la cotización que tiene un mismo vehículo en la Argentina y comparándolo con países referentes de la región como Brasil, Chile y Uruguay, aun teniendo en cuenta características propias de esos mercados.

En cualquier caso, hoy, con los $150 que se paga en el mercado ilegal por cada dólar, la comparación es favorable a los consumidores argentinos, donde se puede llegar a pagar un 40 o un 50 porciento menos un rodado que en otros países limítrofes.

Si bien los precios al dólar blue son marcadamente más bajos que en los países vecinos, eso no implica que sean más accesibles: en todo caso, lo son para quienes tengan dólares ahorrados y estén dispuestos a venderlos en el mercado negro para hacer una diferencia.

En cambio, para el resto de los consumidores no hay negocio a la vista ya que sus ingresos, medidos en cualquier tipo de dólar, se derrumbaron: El salario mínimo en Chile ronda los u$s400, en Uruguay se ubica en u$s383, mientras que en Brasil es de u$s190. En la Argentina, al cambio oficial, el salario mínimo es de unos u$s210, que cae a u$s112 medido en blue.

A pesar de ser los vehículos más baratos en una misma unidad monetaria, si en realidad los mismos son medidos acorde a los salarios, son los más caros de la región. Aunque es cierto, también, que hay una parte de la población que se beneficia. Es por eso que la demanda de 0 km es fuerte, impulsada por ahorristas en dólares que aprovechan la brecha cambiaria.

El problema es que estos consumidores no encuentran autos porque el mercado está desabastecido.

CienPuntoUno 2020

Dejá tu comentario

Seguí leyendo