Banner Radio Header

Sociedad | Buenos Aires | Nayruvi de León | Foto viral | PedidosYa | Precarización laboral | Venezuela | capitalismo

Precarización laboral: ¿Qué hay detrás de la foto viral?

Tras la viralización de la fotografía que mostraba a una mujer, repartidora de PedidosYa, supuestamente trabajando con su bebé, se abrió un debate en redes sociales que cuestionó el alto costo de la flexibilización laboral. La protagonista de la foto contó la verdad de la imagen, pero esto no minimiza las pésimas condiciones de trabajo ni la ausencia estatal.

Nayruvi de León es una mujer venezolana que se encuentra viviendo en Buenos Aires desde hace aproximadamente un año. Días atrás, su rostro se hizo viral en las redes, al compartirse una fotografía de ella, con el uniforme y la bicicleta de PedidosYa (la empresa de repartidores que es furor en Capital Federal), y su bebé en brazos.

La foto se enmarcó en una dura crítica a la precarización laboral y las condiciones en que Nayruvi, hasta entonces anónima, tenía que ganarse la vida. Algunas críticas fueron personales, se le acusó de poner en riesgo a su hija al llevarla al trabajo. Cabe señalar que las empresas como PedidosYa, ya sea Rappi o Glovo, vienen siendo cuestionadas ya hace meses. Las "empresas del futuro" proponen las fórmulas mágicas del neoliberalismo: sueldo mínimo, trabajo excesivo y cero protección laboral, todo bajo la idea de que uno es "emprendedor".

Tras días de viralización, Reverso publicó un vídeo en el que aparecía la protagonista de la foto para aclarar la información. "Nayruvi es otra víctima de desinformación", expresó el medio. Ella, por su parte, contó que está graduada de la Universidad de Santiago Mariño (Venezuela) como Ingeniera de sistemas, y que vive hace alrededor de un año en la capital porteña.

Embed

Trabaja como repartidora de PedidosYa, pero especificó que ese día estaba llevando a su hija al jardín, y que de ningún modo la subiría a la bicicleta o pondría en peligro su seguridad. Comentó que un hombre la apuntaba con su celular y le dijo "estaba esperando que te subieras con la bebé a la bici", por lo que ella imaginó que no le habría tomado la fotografía. Sin embargo, al otro día comenzaron a llegarle mensajes de conocidos de toda Latinoamérica debido a la viralización.

Expresó que estaba enojada por la violación de su privacidad, especialmente porque muchos compartieron la imagen sin pixelar la foto de su hija. Asimsimo, dijo sentirse triste por la reacción de la gente, que calificó como "desinformación". "Somos muchas las madres que salimos a luchar por nuestros hijos", subrayó.

A pesar de que la crítica sobre su intimidad es válida, su relato no justifica el estado laboral en que se encontraba. PedidosYa, desde hace algunos meses, tiene a sus trabajadores en blanco, gracias a la presión que recibió la empresa de sectores políticos y sociales. No obstante, aún mantiene la estructura de precarización, o bien "flexibilización", como gustan llamarla. Largas jornadas de trabajo, sin comida, sin cubrir los gastos de nafta, hasta hace poco sin ART y horarios rotativos que no contemplan que la mayoría de sus empleados estudian y trabajan al mismo tiempo, son algunas de sus características.

Algunos usuarios de las redes notaron esto. "La aclaración no soluciona la precarización laboral ni elimina responsabilidad del Gobierno", expresó uno de ellos. Con ironía, otro opinó: "Al final, la chica de Pedidos Ya estaba llevando su bebé al jardín. Después se fue a trabajar sola, a pedalear bajo la lluvia, entre los autos, sin art, y si le fue bien, regresó con unos 10 dólares. No está precarizada, es su propio jefe".

La avanzada del neoliberalismo permite que estas empresas disfracen su "flexibilidad" con la idea de los "trabajos del futuro", que permiten que los trabajadores, en teoría, manejen sus tiempos y sean sus propios jefes; en fin, emprendedores. Pero el costo de ese ideal es altísimo. Y funciona gracias a las miles de personas -en una situación muy diferente a la de los repartidores- que por comodidad hacen la vista gorda y aprovechan un servicio que por 60 pesos extra les soluciona la vida.

En un mundo digital dominado por lo visual, las fotografías cuentan historias. Hace falta repensar: ¿Qué significa, realmente, la fotografía de una ingeniera trabajando como repartidora, luchando por sacar adelante a su bebé?

El medio digital que publicó el video de Nayruvi pide en un hastag #NoCreasEnTodoLoQueVes. En efecto, no creas las mil caras que se pone el capitalismo para vender una idea de progreso y futuro. El sueño del "trabajo emprendedor" pedaleando 8 horas diarias bajo el frío y la lluvia, para la comodidad de los jóvenes de Palermo que no quieren caminar tres cuadras para comer en un McDonald's.

CienPuntoUno 2020

Dejá tu comentario

Seguí leyendo