Banner Radio Header

Política | Chubut | Emergencia Hídrica | Cambio climático | Agua

Riegos salvajes en Chubut

El testimonio de un productor agrónomo de la localidad de Sarmiento, en el marco de una crisis hídrica que se presenta bajo la forma de un "cisne negro", pero que es parte de un fenómeno de cambio climático sobre el cual la comunidad científica viene alertando hace décadas, así como adjudicando su origen al ser humano y su modo de relacionarse con la naturaleza. En Chubut, esta crisis es precedida por una fuerte movilización de la población por reivindicaciones ambientales.

El último informe sobre cambio climático del IPCC (Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático) presenta dos conclusiones: el cambio climático es irreversible y es responsabilidad de la acción humana.

La expresión más preocupante en Chubut es la crisis hídrica, es decir la falta de agua. Especialmente para el próximo verano, producto de las bajas nevadas y lluvias en la zona de la Comarca Andina, con el antecedente del peor incendio de la historia, cuyo origen aún no ha sido cabalmente explicado por las autoridades.

Para reflexionar acerca de posibles soluciones, se presenta una pregunta fundamental: ¿Cómo se compone el mapa de consumo de agua en Chubut, qué actores sociales la utilizan y para qué?

Una de esas aristas es la utilización de agua para actividades productivas, como la agricultura y la ganadería.

Dialogamos en Tarde Para Miles con Ariel Ñancucheo, chacarero del valle de Sarmiento e ingeniero agrónomo, para abordar el problema desde la perspectiva de la actividad agrícola-ganadera. En una semana donde se ha anunciado desde el gobierno provincial que "se avanzará con anular los permisos de uso de agua mal otorgados". ¿La otra cara de este anuncio es el hecho de que se ya se sabía que había permisos mal otorgados? ¿O es un fenómeno revelado por la crisis hídrica de este año?

Embed

¿Qué produce en su chacra?

Nos dedicamos principalmente a la producción de cerezas, utilizamos agua para la producción de pasturas, en superficies niveladas. Complementamos con un esquema de producción tipo granja, con producción porcina, pollos caseros y huevos caseros. Buscamos tener una chacra sustentable, que trate de estar en el comercio y que por otro lado produzca de manera diversificada.

¿Considera que es eficiente el uso que se hace del agua con el método del "riego por inundación"?

En cerezas nosotros tenemos lo que es el riego por goteo, que es la optimización del riego en su máxima expresión, cada gota es muy bien dosificada y aprovechada por la planta, no permite inundación, no permite desperdicio, se utiliza bombeo eléctrico. Luego tenemos riego por manto con superficie nivelada. Hay una superficie nivelada, previamente trabajada, que también permite optimizar. Se hace un manto muy fino, un desplazamiento de toda esa lámina de agua y eso hace también que el riego sea adecuado. En lo que son las pasturas, se hace riego por aspersión y microaspersión, también optimizado. Esto hacemos en nuestra chacra, Cefam, en la gran cantidad de unidades de producción del sur de Chubut. Hablamos de la zona del valle del Senguer, este tipo de riego no está instalado, todavía sigue instalado el riego masivo, lo que los agrónomos llamamos el “riego salvaje”, que es tirar agua en grandes cantidades, sobre grandes superficies, sin ninguna nivelación. Lo que provoca grandes pantanos y lagunas. Y lamentablemente esa es una de las características del valle de Sarmiento y de la zona del Senguer, donde se produce mucho “enmallinamiento”, algo que agronómicamente no es defendible desde ningún aspecto. Como agrónomos hemos trabajado muchísimo para mejorar esto, es decir en convencer al productor para que vaya mutando progresivamente a un sistema de mejor aprovechamiento del agua. Que no se haga ese descomunal desuso, una realidad sobre la cual los organismos públicos hablan pero como no tienen poder de policía, o peso para sancionar a aquel que hace un uso tan malo y tan salvaje del agua.

¿Qué porcentaje del agua se desperdicia con este método?

El desperdicio de agua es inmedible, eso depende de las ganas que tenga el pseudo-productor de romper un canal y tirar agua en una superficie desnivelada, donde puede estar tirando agua sin ninguna medición. El desastre que se hace ambientalmente es terrible, el daño a los suelos, es algo que no está permitido en ninguna de las cuencas del país ni del mundo. Se desperdicia prácticamente todo, esa agua que se tiró va a salinizar, es recurso mal gastado. Hay que invertir en nivelación de suelos. Todos los productores y la comunidad tiene que concientizarse de que tiene usar el agua adecuadamente. Lamentablemente los responsables de este control debería ser el Estado, el IPA (Instituto Provincial del Agua). Es un libre albedrío, donde el más osado es el que más gasta y malgasta. Yo podría agarrar e inundar todo, malgastar, y nadie me diría nada, salvo algún que otro vecino.

¿Es más barato para el productor este método de riego por inundación?

Es un esquema prehistórico. Es un sistema que dice “corto un río, tiro un poco de agua para el costado y algo va a salir”, es caro ambientalmente. No hay una programación, porque puede salir cualquier cosa, una laguna, un barrial, un embanque que se llena de lodo. Cada litro de agua que se entrega a un productor debe estar pensado para que se genere un ciclo virtuoso. Si yo entrego como sistema de riego una gran cantidad de agua a cualquiera, y que haga cualquier cosa, y si produce mucho o nada no me importa, la verdad es que esto destroza toda la rueda productiva. Esto pasa en la parte agronómica del valle de Sarmiento, en la parte del Senguer, donde los productores le dan agua de tomar a su ganado y nadie los controla. Pasa también en el Alto Fontana, donde se están haciendo loteos y no sé si el estudio de impacto ambiental está como corresponde, pasa en Rada Tilly donde uno llena dos, tres piletas y no pasa nada, o en el acueducto cuando una empresa petrolera o un superficiario pincha el acueducto sin ningún problema. Tenemos en la cuenca un problema integral, la cuenca es extremadamente frágil, dentro de la Patagonia, donde el caudal es de 54m3 promedio. Para darnos una idea, el Río Limay tiene 700m3, el Río Neuquén tiene de 400 a 500m3, el Río Negro tiene más de 1500m3 por segundo de caudal. Estos son ríos que tienen un caudal 20 o 30 veces mayor al nuestro, es decir el Río Senguer.

Esta cuenca no está cuidada en ninguna parte, y los usuarios domiciliarios, agropecuarios o usuarios industriales, todos nos tenemos que poner de acuerdo y ver cómo cuidamos la cuenca.

¿Hay preocupación entre los productores por lo que será el verano?

Hay preocupación pero no hay ocupación. ¿Pero quiénes se tienen que ocupar? Yo ya he vivido como cuatro o cinco crisis. De vez en cuando sale un concejal que dice que está preocupado por la crisis hídrica y se saca una foto, pero los concejales no saben nada. Sale un intendente y pasa lo mismo. Los que saben y tienen que opinar no son los usuarios, o los productores, los que tienen que estudiar y diseñar un plan de cuidado ambiental, estudiar las características de la cuenca y decir cómo encarar el tema, son técnicos, son científicos. Acá la Universidad de la Patagonia San Juan Bosco tiene que estar preocupada, el gobierno provincial debería estar destinando recursos para tener un ente técnico propio, profesional, integrado por meteorólogos, por hidrólogos, por ambientalistas que nos estudien la cuenca de punta a punta.

En el alto Senguer cada productor tiene que decir que usa el agua bien, no que es amigo del ministro, cuñado de tal político, y por eso hace lo que quiere.

¿Cuál es el rol de la Sociedad Rural en este proceso?

Como productores arraigados en la zona obviamente que les preocupa la sequía, más allá de que sabemos que cada cuatro o cinco años hay una sequía. Pero esta sequía es extremadamente grave, en el Paraná hacía 77 años que no había una sequía de este tenor. Esto tiene que servir para hacer una visión introspectiva y reflexionar qué somos como región. En 1994, desde Sarmiento se le echaba la culpa a Comodoro, desde Comodoro a Senguer, y los de Senguer a los del Lago Fontana, los del Fontana fueron a ver y dijeron “La culpa la tiene Dios”, porque “Dios” no enviaba lluvia.

Hay que instalar una filosofía del cuidado del agua. El gran usuario de agua ya no son los productores del valle de Sarmiento, ahora es Comodoro, Rada Tilly y Caleta Olivia. Y eso es muy peligroso, porque si se le corta el agua a un chacarero se le mueren unas plantas, pero si seguimos agrediendo la cuenca, sin planificarla, son una gran cantidad de niños, ancianos, habitantes nuestros, los que van a sufrir por la falta de agua. A mi me preocupa que mi hijo siga viviendo en esta zona, tanto si es vecino, productor, o es industrial. Creo que tenemos una oportunidad.

LA "EMERGENCIA HÍDRICA", POSPUESTA

Esta semana la legislatura provincial no trató el proyecto de Emergencia Hídrica presentado por el Ejecutivo. El proyecto, al margen de otras medidas de carácter restrictivo respecto al uso del agua, estipula la creación de un fondo de 500 millones de pesos, que no estaría disponible hasta el momento.

Al margen de la parálisis legislativa, la crisis hídrica subraya la necesidad de problematizar el modo en que el agua es utilizada en Chubut y la región.

CienPuntoUno 2020

Dejá tu comentario

Seguí leyendo