Banner Radio Header

Cultura y Espectáculos | Tato Bores

Se cumplen 25 años de la muerte de Tato Bores

El país todavía llora la muerte del cómico que mejor describió la idiosincrasia argentina. Sus monólogos sobre la actualidad del país siguen teniendo vigencia: qué decía del dólar, la inflación, la corrupción y los tiempos de elecciones.

Se cumplen 25 años de la muerte de Mauricio Borensztein, más conocido como Tato Bores. "Desde que era chiquitito que vengo escuchando que hay que sacrificarse en aras del futuro. El lema nacional siempre ha sido 'jódanse hoy para disfrutar mañana'. Y uno pone el hombro, pero el futuro por definición se pianta y uno jamás lo puede alcanzar", decía en unos de sus clásicos monólogos allá por el año 1989. Y esta frase, como tantas otras que quedaron registradas en los videos de sus programas, parecen estar destinadas a no perder actualidad nunca.

Según publica Infobae, nacido el 27 de abril de 1927, Borensztein se había criado en el seno de una familia judía de bajo recursos de la Capital Federal. Muchos lo consideraban un erudito, pero la realidad es que no había terminado el colegio secundario por falta de interés en los estudios y, desde muy joven, había comenzado a trabajar como plomo en la orquesta de Luis Rolero y René Cóspito.

Lo cierto es que, más allá de su extensa carrera como cómico en radio, teatro e incluso cine, Tato será recordado por siempre por sus inolvidables monólogos de televisión. Arrancó en 1957, en el antiguo Canal 7, con un ciclo que se llamaba Caras y morisquetas. Y, aunque el programa fue cambiando de nombre y de emisora hasta su despedida, que fue en 1993 con Good Show por Telefe, siempre mantuvo intacta su esencia.

Entre otros, han colaborado en los monólogos de Tato escritores de la talla de Landrú, César Bruto, Jordán de la Cazuela, Aldo Cammarotta, Juan Carlos Meza, Jorge Guinzburg, Carlos Abrevaya y sus hijos Alejandro y Sebastián Borenztein. Pero, sin duda, sólo él podía recitarlos de la manera en que lo hacía, con su humor, su picardía y su enorme conocimiento de la realidad social.

"De pelotudos que tienen la precisa sobre las virtudes y los males argentinos, el país está hasta el cuello. En esa no me anoto. No soy ni gracioso, ni visionario. Soy un actor cómico de la nación. Cuando no tengo libreto, me callo la boca", había dicho, modesto, en una entrevista de 1980. Pero la realidad es que, para cada programa, Tato se informaba leyendo todos los diarios de la Argentina.

Casado con Berta Szplinder, su mujer de toda la vida a quien siempre mencionaba en sus monólogos, Tato supo hablar de todos los problemas del país con un toque de humor. En sus programas mezclaba, además, algunos sketch y musicales. Y, sobre el final, invitaba a comer sus clásicos tallarines a figuras de renombre, como Susana Giménez o Mirtha Legrand, además de funcionarios y políticos.

Mauricio Borensztein murió el 11 de enero de 1996, a los 70, luego de una larga lucha contra el cáncer. Tres años después de su muerte, bajo el nombre de La Argentina de Tato, se emitió en El Trece una recopilación de sus mejores monólogos. Por entonces, no habían perdido vigencia. Y hoy, en el 2020, tampoco.

CienPuntoUno 2020

Dejá tu comentario

Seguí leyendo