Banner Radio Header

Sociedad | Grecia | Coronavirus | Atenas | Unión Europea | Covid-19

Se incendia el campo de refugiados más grande de Europa

La isla de Lesbos, en Grecia, se convirtió en el hogar -no tan- temporal de decenas de miles de personas que escaparon de los conflictos armados en sus países de origen. Para muchos, la promesa de Europa aún aguarda en tanto desde 2015 sus vidas quedaron confinadas al campo de refugiados de Moria.

Al lento proceso de admisión de refugiados por parte de los países de la Unión Europea se suma la pandemia de coronavirus. El campo había sido puesto en cuarentena estricta para evitar un brote de COVID-19 que podría diezmar a la población que vive hacinada y en pésimas condiciones sanitarias.

Esta semana, un incendio destruyó por completo el campo dejando a los refugiados sin lugar a donde ir y en necesidad de ayuda humanitaria.Antes del incendio, una treintena de refugiados había dado positivo en el test de coronavirus pero habían sido debidamente aislados dentro de Moria.

Tras el incendio, las autoridades sólo han logrado ubicar a ocho de ellos. En este sentido, la posibilidad de un aumento descontrolado de casos preocupa a las autoridades griegas. El origen del incendio aún no ha sido determinado, aunque en Atenas hay funcionarios que consideran que fue producto del malestar entre los residentes del campo por las restricciones que pesan sobre ellos a causa del coronavirus.

Asimismo, miembros del cuerpo de bomberos que asistieron a la escena aseguran haber identificado tres puntos de origen del fuego, lo cual indicaría que fue provocado intencionalmente.El primer ministro de Grecia, Kyriakos Mitsotakis, se expresó ante la ciudadanía y lamentó lo sucedido. Sin embargo, rechazó terminantemente el accionar de los refugiados. Según él, nada puede convertirse en excusa para una reacción tan violenta a los controles sanitarios.

Por otra parte, el estado de emergencia declarado por cuatro meses implica un gasto significativo de recursos monetarios y humanos por parte del Gobierno nacional en el esfuerzo de asistencia para la isla.

El número de refugiados residentes en Moria asciende a 13.000. Dado que la isla carece de la infraestructura para darles asilo, un ferry de emergencia fue enviado para albergar a los más vulnerables. Mientras tanto, se espera que hoy arriben dos barcos de la armada griega con 3.500 carpas que servirán de refugio temporal.

El ministro de migraciones de Grecia, Notis Mitarachi, anunció que el modelo de Moria como lo conocemos no puede continuar. Así, afirmó que Atenas presionará a Bruselas para construir espacios donde pueda haber un mejor control del movimiento de personas. Mientras el anuncio ya generó rechazo entre las organizaciones abocadas a la defensa de los derechos humanos, la UE anunció que Bruselas podría financiar un traslado hacia el continente de unos 400 menores de edad no acompañados.

CienPuntoUno 2020

Dejá tu comentario

Seguí leyendo