Banner Radio Header

Cultura y Espectáculos | Love | Love Life | Lovesick

Tres comedias románticas para resistir el encierro: Love, Love Life y Lovesick

Con episodios que rondan los treinta minutos, estas series son dignas representantes del género: encuentros, tropiezos, desencuentros y la amistad como sostén de la travesía y los infortunios amorosos. Tres historias para hacerle frente al encierro de la cuarentena en este septiembre ventoso.

Esta serie, creada por Judd Apatow, Lesley Arfin, y Paul Rust es una comedia que lleva la marca que Apatow imprime a la mayoría de sus producciones. Mickey y Gus, - interpretados por Gillian Jacobs y el, también autor, Paul Rust – parecerían ser un match amoroso algo improbable en base a los estereotipos y universos que ambos representan. Se conocen de casualidad, se gustan casi sin quererlo, y se hacen sufrir un poco, también en base a sus propias torpezas.

Love 1.jpg

Love explora así todo el temor que genera la incertidumbre de no poder descifrar del todo las cosas que nos atraen del otro, las inseguridades y los miedos basados en experiencias previas. Y lo explora desde personajes honestos con los aspectos más mundanos de sus vidas: Gus es un nerd, algo obsesivo, que llegó a Hollywood con la intención de convertirse en un guionista exitoso, pero sobrevive como profesor particular de una niña estrella; Mickey es una productora radial que tiende bastante al auto boicot, tiene una relación problemática con el alcohol y es poco confiable en sus relaciones interpersonales. Tanto Jacobs como Rust brillan en sus roles.

Love 3.jpg

Vale destacar, también, la colección de amigos con la que cuenta cada uno de los protagonistas y la manera en que la serie se hace un tiempo para desplegar las historias que acompañan la trama principal. La banda de sonido es una maravilla y la ciudad de Los Ángeles, como escenario, contrasta muy bien con una historia que desafía el canon hollywoodense.

LOVE LIFE (HBO Max, 2020) – 1 temporada

La premisa de esta serie que, por ahora, cuenta con una sola temporada es abordar el recorrido amoroso de su protagonista hasta que alcanza el clímax, esa relación “definitiva” con la que da cierre a las historias que marcaron su vida.

Love Life 3.jpg

El objetivo de la propuesta es que ese personaje central cambie, de temporada en temporada y, así, mostrar un historial más o menos diverso. Aunque la premisa de que existe una relación definitiva es algo discutible, la serie es bastante genuina en su tratamiento de las experiencias que dejan huella y que influyen sobre la manera en que nos relacionamos con las personas que nos rodean. Cada capítulo se centra alrededor de una relación en particular y, en ese enfoque, aparecen algunos giros novedosos que no quisiera revelar aquí para no arruinar la experiencia (y que, a mí entender, son lo que más se destaca de la historia como un todo).

Love Life 2.jpeg

La protagonista de la primera temporada de esta serie, creada por Sam Boyd, es la siempre carismática Anna Kendrick, quien domina muy bien el estilo del género y logra divertir y conmover en iguales proporciones.

LOVESICK (Netflix, 2014) – 3 temporadas

Antes de llegar a Netflix, esta serie se estrenó en un canal de televisión británico bajo el nombre Scrotal Recall (algo que resistiría múltiples traducciones, tales como “recuerdos del escroto”, “re llamada del escroto”, etc). Como ese título no era muy apto para una plataforma globalizada como Netflix, ni para vender la serie en mercados, tal vez, más susceptibles a las referencias directas a la genitalidad, se cambió el título por Lovesick (“enfermo de amor”).

Lovesick 1.jpg

Luego de enterarse de que tiene clamidia, la agente de salud que le da la noticia insta a Dylan (Johnny Flynn) a ponerse en contacto con todas aquellas personas con las que haya tenido sexo en los últimos años, para advertirles sobre la enfermedad y la necesidad de hacerse un testeo de inmediato. La clamidia puede tener consecuencias graves sobre la salud sexual y reproductiva, así que Dylan se decide rápidamente a hacer una lista y empezar a llamar a todas sus parejas del pasado. El asunto es que Dylan es tan enamoradizo que, más que sexo ocasional, lo suyo son las relaciones breves e intensas que desembocan en situaciones absurdas y desopilantes. Cada episodio lleva el nombre de una de sus parejas y la historia va y vuelve entre los flashbacks y el presente. Pero Dylan no está sólo en esa empresa. Sus amigos, Evie (Antonia Thomas) y Luke (Daniel Ings) - testigos, a su vez, de ese recorrido amoroso que esparció la clamidia por buena parte de Glasgow -, lo acompañan en la tarea de repasar la lista. El tono de la serie evoca, por momentos, los aires de las comedias románticas del guionista británico Richard Curtis (Cuatro bodas y un funeral, Notting Hill, Realmente amor, entre otras) y la banda de sonido marida a la perfección con las escenas y el clima que recrean las locaciones escocesas de fondo.

Lovesick 3.jpg

CienPuntoUno 2020

Dejá tu comentario

Seguí leyendo