Banner Radio Header

Política | Donald Trump | coronavirus | Cuarentena | Economía | Estados Unidos | Organización Mundial de la Salud

Trump, entre la emergencia sanitaria y el desplome de la economía

El COVID-19 puso a Donald Trump, como a muchas máximas autoridades mundiales, ante una encrucijada: la salud o la economía.

El presidente estadounidense tiene clara su postura en favor de la segunda parte de la encrucijada, pero los números de contagiados y de fallecidos lo forzaron a implementar medidas intermedias.

El presidente no para de inyectar dinero para atravesar la crisis de la manera más rápida posible y menos costosa, en términos de afectados, pero también económicos. Sin embargo, busca que en abril Estados Unidos vuelva a la normalidad. “No puede ser peor el remedio que la enfermedad”, señaló, en referencia a que el pueblo quiero y debe trabajar. Por su parte, el Senado estadounidense aprobó esta semana una ley de ayuda económica para paliar los efectos de la crisis.

Si las predicciones de la Organización Mundial de la Salud se confirman, puede que la esperanza de Trump se vea frustrada y Estados Unidos se convierta en el principal foco de la pandemia en las próximas semanas. El mayor peligro de esto, para Trump, es la consecuencia de esta situación sobre su reelección. Si la economía sigue cayendo, empezará a pensar cada vez con más convicción que el coronavirus es el cisne negro que podría acabar con el sueño (hasta ahora, casi seguro) del segundo mandato.

La situación es dinámica, los gobiernos deben adaptarse a la evolución del contexto tanto doméstico como internacional y lograr evitar que los sistemas de salud se vean desbordados por la cantidad de contagios. Por el momento, el confinamiento ha sido la herramienta central, pero las preguntas que restan son: ¿hasta cuándo deberá casi la mitad del mundo permanecer en sus viviendas? y ¿cuáles serán los efectos adversos aún por vislumbrar de la cuarentena general prolongada?

Dejá tu comentario

Seguí leyendo