Banner Radio Header

Opinión | Gustavo Menna | Santiago Igón | Chubut | FMI | Arcioni | Tarde Para Miles | Alberto Fernández | deuda

Un cafecito salado en el Congreso de la Nación

#TardeParaEditoriales presenta algunas escenas de la tragicomedia vivida en la Casa de las Leyes. Las venas abiertas de la política chubutense. Cafés que podrían haber sido y no fueron, en una política argentina de principios programáticos móviles.

En el día de ayer, en el Congreso Nacional, la crítica situación de Chubut se nacionalizó de un modo desvirtuado, deforme, laxante. Como un cafecito salado.

El diputado nacional Gustavo Menna, radical parte de la alianza Juntos por el Cambio, propuso un apartamiento del reglamento para discutir sobre tablas un proyecto presentado el 8 de junio de este año, que plantea, basado en el artículo 75 inciso 9 de la Constitución Nacional, una ayuda del Tesoro Nacional de 30.000 millones de pesos. Al dólar oficial, algo así como 390 millones de dólares.

Esta votación no prosperó. Hubo 122 votos en contra, 120 a favor y 6 abstenciones. Chubut votó dividido: Ignacio Torres y Gustavo Menna de Juntos por el Cambio, a favor. Santiago Igón, Estela Hernández y Rosa Muñoz, del Frente de Todos, votaron en contra.

TRAGICOMEDIA

Varios elementos se desprenden de esta tragicomedia patagónico-shakesperiana.

El diputado Igón definió el hecho como una "emboscada mediática con fines demagógicos" y que con esta maniobra “empezó la campaña electoral”. Enumeró las bondades del gobierno de Macri en materia económica y social, y explicó que al necesitarse dos tercios para la aprobación de un proyecto “sobre tablas”, al diputado Menna le faltaban 50 votos para su cometido. Es decir, que todo se trató de una maniobra retórica.

Esta explicación matemático-formal es correcta. Pero no oculta el hecho de que tres diputados, de Chubut, impidieron el tratamiento y la discusión de la situación, de Chubut, en el Congreso Nacional.

Otro elemento de la tragicomedia de anoche: el rol para nada inocuo del presidente de la Cámara de Diputados, Sergio Massa. Massa es aliado político nacional del gobernador Arcioni. Recuerden el "cafecito" que le ofrece al aire Alberto Fernández a Massa, mientras abrazaba fraternalmente al flamante gobernador Arcioni, tras conocerse los resultados de la elección provincial, aquel lejano 10 de junio de 2019. Cada segundo de discusión parlamentaria sobre el caos chubutense le hubiera reportado al tigrense un gran daño político. Cicuta en vez de cafecito.

El otro fenómeno que deviene obvio señalar, es el hecho de la diferente “vehemencia” con que se defienden los intereses provinciales, según coincida o no, la identificación partidaria con el gobierno federal. Simplificado: en política pelearse con los amigos cuesta más. "Para los amigos todo, para los enemigos la ley", dice la máxima del político brasileño Getúlio Vargas.

Getúlio Vargas
Getúlio Vargas, presidente de Brasil en 1951-1954 y  1934-1945
Getúlio Vargas, presidente de Brasil en 1951-1954 y 1934-1945

Es un hecho inobjetable que Menna no le pidió a Macri lo que ahora le pide a Fernández. Cuando la provincia explota en agosto de 2019, con la vuelta del pago escalonado. El as cambiemita frente a esta acusación, es la recomposición de puntos de coparticipacion federal, que sin embargo nunca superó la inflación. Durante cinco meses, desde agosto a diciembre de 2019, Menna no recordó con tanto énfasis el invocado artículo 75 inciso 9 de la Constitución Nacional, que preve que el Congreso vote rescates financieros a provincias que no llegan a cubrir sus gastos corrientes.

(Licencia contrafáctica: Imaginen si el flexible Massa hubiera rechazado el cafecito y cerraba con Juntos x el Cambio a nivel nacional. El para nada épico cruce de ayer entre Massa y Menna no se hubiera dado, pero quizá sí algún que otro cafecito entre correligionarios. Otro capítulo de los principios programáticos móviles de la política argentina).

LAS VENAS ABIERTAS DE CHUBUT

¿Recuerdan el traumático cierre de listas para diputades nacionales en 2019 en Chubut, donde el PJ provincial fue aplastado por el dedo de Máximo y Cristina Kirchner?

Esa perforación política tuvo como objetivo la obediencia debida de los diputados Igón, Hernández y Muñóz, que ayer tuvo su primera prueba de fuego, sorteada con creces.

Pero más allá de la metáfora marcial, preguntemos por el F(MI)ondo de la cuestión. ¿Por qué el gobierno nacional no podría girarle estas importantes sumas a Chubut en concepto de rescate? Porque la situación de casi una decena de provincias también es crítica, si bien ninguna como Chubut. Tras tan incómodas como intensas gestiones, Nación convidó a Chubut con un caramelo de madera finamente espolvoreado: más deuda y no fondos contantes y sonantes.

Lo contrario hubiera inaugurado la temporada de plegarias provinciales, y eso no se puede con el FMI sentado en la mesa. A quien se le ofrendó por estos días un voto afirmativo a un informe de la ONU contra el actual gobierno de Venezuela. Un alineamiento directo con EEUU en el mapa geopolítico de América. Pasa que EEUU es quien define las cosas en el directorio del FMI. Por otro lado, completando las coordenadas políticas de Argentina en el mundo, China es quien compra materias primas a Argentina, a cambio de productos industriales e infraestructura a la carta. EEUU y China están, al menos por ahora, en guerra comercial. Este esquema geopolítico de “fuego cruzado”, sumado al acuerdo Nº22 de Argentina con el FMI, es lo que condiciona cualquier política fiscal, incluso el rescate financiero de provincias dinamitadas como Chubut. Esta es una de las herencias estructurales que el gobierno de Macri a profundizado, y que perdura, y que contra una enorme expectativa popular, no ha sido ni rechazada ni superada por el actual gobierno.

En Chubut, la cuarta provincia exportadora del páís que no puede pagar salarios, el internacionalismo se vive a fondo. "La política, es política internacional". Dicen que dijo una vez Perón, que un 8 de octubre como hoy, cumpliría años.

Y quizá en esos tópicos internacionales sí, cada vez más, un buen cafecito podría auspiciar una fraternal charla, sin grieta, entre los diputados Menna e Igón.

CienPuntoUno 2020

Dejá tu comentario

Seguí leyendo