Banner Radio Header

Deporte | Argentina | Brasil | Buenos Aires | Chile | China | El Camino | España | Estados Unidos | Luna Park | Venezuela

Un partido bisagra para el básquet argentino

Este domingo, frente a España, el seleccionado argentino jugará el partido decisivo del Mundial por tercera vez en su historia.

En Buenos Aires 1950, la Argentina se consagró al superar en el último juego a Estados Unidos por 64-50 en el estadio Luna Park. Por entonces, la competencia reunía a 10 equipos y seis de ellos jugaban la rueda final, en la que el seleccionado terminó invicto e incluyó victorias ante Brasil, Chile, Francia (le había ganado, además, en la etapa previa) y Egipto.

Pasaron 52 años para volver a ver al seleccionado celeste y blanco en un juego que consagrara a un campeón, y aquella final terminó con polémica. Cayó ante Yugoslavia en tiempo extra por 84-77, luego de un cierre del último cuarto en el que todo el equipo dirigido por Rubén Magnano reclamó por una falta no sancionada de Marko Jaric contra Hugo Sconochini. Con 16 participantes, la Argentina avanzó al vencer a Venezuela, Rusia y Nueva Zelanda en la primera etapa de grupos, a China, Alemania y a Estados Unidos en la zona conformada en segunda instancia, a Brasil en cuartos y a Alemania en la semifinal.

Ocho años después, el árbitro griego Nikos Pitsilkas confesó: "Me equivoqué en la jugada anterior, porque (Luis) Scola no le había cometido infracción a (Vlade) Divac". La conversión de los dos libres dejó el juego igualado en 75 y llevó al tiempo extra.

En esta edición, Argentina llega invicto a la definición por el título. En el camino a la final del Mundial, ganó la fase inicial: después de superar a Corea (95-69), a Nigeria (94-81) y a Rusia (69-61) para quedarse con el Grupo B. Ya en la fase 2 del torneo, superó a Venezuela (87-67) y a Polonia (91-65) para clasificarse a los cuartos de final. En el duelo por el pase a la semifinal, le ganó al candidato número 1: triunfó 97-87 a Serbia; y obtuvo el pasaje a la final tras vencer a Francia (que había eliminado a Estados Unidos) por 80-66.

En la otra semifinal del torneo, España le ganó a Australia en un partido vibrante, que se extendió hasta dos tiempos suplementarios. En el final del juego, Paty Mills tuvo en sus manos la posibilidad de darle al conjunto australiano la clasificación a la final: luego de una penetración, le cometieron falta y fue a la línea de tiros libres. Allí, metió el primero para el 71-71, pero erró el segundo, lo que derivó en un disparo desde mitad de cancha de Ricky Rubio que casi ingresa.

Mañana desde las 9 (hora Argentina), el equipo de Sergio Hernández se enfrentará a España por la final del Mundial de Básquetbol. El partido será transmitido en directo por TyC Sports, TV Pública y DirecTV Sports.

Embed

Dejá tu comentario

Seguí leyendo