Banner Radio Header

Sociedad | Comodoro Rivadavia | Vino | viñedo

Un viñedo de Comodoro es el más austral del mundo

En plena pandemia, Katya y Mauricio iniciaron este proyecto en un terreno de 2.000 metros cuadrados de la ciudad.

Pequeño Viñedo Felidor, es un viñedo ubicado en un terreno de 2.000 metros cuadrados en Comodoro Rivadavia, provincia de Chubut y actualmente es el más austral del país y del mundo.

El viñedo, ubicado a 45º 47′ de latitud sur, se adapta al suelo y al clima ventoso de la ciudad para lanzar su primera vendimia en aproximadamente dos años. Promete generar en un futuro nuevos puestos de trabajo y sus productores desean "que los jóvenes comodorenses se interesen y capaciten en la vitivinicultura".

Leer más: "Promueven la producción vitivinícola en Comodoro"

Katya Fernández, es la creadora de Felidor junto a su marido Mauricio Sánchez, que se asesoraron con profesionales del Ministerio de Producción agrícola de la provincia e iniciaron este proyecto.

"Empezamos el año pasado en plena pandemia de Covid-19. En ese momento, con el aislamiento comenzamos a pensar en algún emprendimiento que fuera particular en nuestra ciudad. Primero se nos ocurrió realizar una tienda online de vinos patagónicos, y en la búsqueda de los mismos fuimos viendo cómo eran sus bodegas y viñedos. Al conocer cómo era el terrior en el cual se desarrollaban, dijimos: ¿Por qué no realizar uno en nuestra ciudad? Y así inició todo", le contó Katya a Télam.

Vino 2.jpg
Katya Fernandez y Mauricio Sánchez, creadores del Pequeño Viñedo Felidor.. Foto: Télam
Katya Fernandez y Mauricio Sánchez, creadores del Pequeño Viñedo Felidor.. Foto: Télam

Y agregó: "Fue un desafío muy grande en ese momento, la verdad es que nadie creía que se pudiera realizar un emprendimiento así en nuestra ciudad, así que se nos cerraban muchas puertas. Al ser una ciudad que se mueve prácticamente por el petróleo y todo lo que sea industrial, algunas cosas para emprendimientos agrícolas nos costaba y cuesta mucho conseguir. Durante la pandemia compramos los barbechos en Mendoza con un grupo de productores vitivinícolas de la cordillera, después hubo que conseguir un flete que tuviera permiso para circular en la ruta y se llevaron hasta el bolsón. De allí estuvieron en una cámara de la cooperativa del paralelo 42 porque no conseguíamos un flete con permiso para circular en las rutas, ya que en ese momento estaban cerradas".

Además, Fernández contó que: "Una vez que conseguimos todo, entramos en un mundo que realmente no conocíamos mucho y para el cual tuvimos que comenzar a capacitarnos y aprender constantemente, además de todo el trabajo que esto conlleva. Y hoy sentimos una gran satisfacción cada vez que vemos los resultados positivos de todo nuestro esfuerzo".

"Algo que también fue muy importante para nosotros fue haber podido abrir una puerta más en nuestra ciudad en lo laboral y, que si esto sigue creciendo, va a ser una alternativa de trabajo que antes nadie se imaginaba", concluyó.

CienPuntoUno 2020

Dejá tu comentario

Seguí leyendo