Banner Radio Header

política/judiciales | Código Penal | Aborto | IVE | Carlos González | Senado | Argentina | Virginia Navarro

Una reforma color celeste

Entre los temas destacados de la reforma del Código Penal está el aborto. Desde la comisión redactora reconocen que con lo acordado no convencen ni a celestes ni a verdes, pero que tomaron un camino intermedio para que lo defina el Congreso.

El Gobierno Nacional giro al Senado el proyecto de Ley de Reforma del Código Penal y a partir del 27 de este mes la comisión de Justicia y Legislación empezará a debatirlo.

Si bien es un año complejo, porque es electoral y con grandes chances de un cambio de Gobierno, buscarán antes de octubre aprobar las generalidades, en tanto que los cambios que son más políticos y particulares quedarán postergados en esta gestión.

NI CELESTES NI VERDES

El Código Penal actual, si bien ha tenido cerca de 900 modificaciones, sigue siendo el mismo desde 1921. Pasaron casi 100 años y la sociedad ha cambiado significativamente. No sólo han cambiado sus conductas sino que también hubo cambios valorativos en lo social. Aquello que antes valorábamos de determinada manera, incluso tolerábamos, hoy sería impensado no condenarlos, al menos y por ahora, socialmente. Un ejemplo de ello es la despenalización del aborto.

El Dr. Carlos González Guerra, especialista en derecho penal y uno de los redactores, sostuvo que fue un tema que se debatió con mucha discusión y tensión de por medio. Fue un tema que se comenzó a tratar desde la primera vez que se reunieron hasta el último encuentro de la comisión.

Más allá de lo plural y diversos que fueran los especialistas que participaron, no lograron ponerse de acuerdo, y con una votación "muy ajustada", dicen llegaron a una solución intermedia.

Pero si uno analiza los cambios no lo son tanto, en definitiva la balanza de la justicia parece inclinarse más hacia los celestes que hacia los verdes. O en favor de los pro-vida y lejos de definirse por el abordaje de una problemática más vinculada con la justicia social, el derecho a decidir o tal vez algo menos controvertido como el enfoque del aborto como un problema de salud pública. Porque el aborto es la principal causa de muerte materna.

Increíblemente ha pasado ya un año que la Argentina entera, a través de sus representantes en las Cámaras, debatió la interrupción voluntaria del embarazo (IVE). Esto significó un gran avance en la discusión aunque la ley no haya salido. En esta reforma el aborto sigue estando penado.

Lo cambios introducidos tienen que ver con bajar la pena para la madre que aborta, de 4 a 3 años. En tanto que se amplía lo que se llama las causales de exculpación (el riesgo vida, riesgo en la salud física y/o mental y embarazos producto de delitos sexuales). En estos casos está excluida la intervención del derecho penal.

¿Pero por qué los especialistas hablan de un camino intermedio? es que lo que se incorpora es una cláusula que permite al juez, en el caso concreto que le toque definir, no aplicar la pena. Es decir, el aborto está tipificado como delito pero el juez puede decidir no imponer la pena.

Este punto queda a la libre interpretación del juez, es decir en manos de ellos quedará la posibilidad de reconocer, ampliar o negar derechos. No será entonces el proyecto redactado por el ejecutivo el que eche luz sobre un tema tan polémico, deberán ser nuevamente los legisladores, diputados y senadores, los que debatan. Con la posibilidad esta vez, no sólo de aprobar la Interrupción Voluntaria del Embarazo, sino de algo más sencillo y cercano al sentido común: despenalizar.

Sólo así se logrará ponerle fin a la persecución penal a las mujeres,como una forma de estigmatización, y que sepan que mantener la penalización del aborto es contrario a la construcción de cualquier sociedad igualitaria.

Dejá tu comentario

Seguí leyendo