Banner Radio Header

Salud | Bromatología | Distanciamiento social | Luis Juncos | Maximiliano Sampaoli | Mil Patagonias | Rada Tilly

Volverán a abrir los natatorios en Comodoro

El municipio de Comodoro Rivadavia autorizó desde el sábado 18 la reapertura de los natatorios, aunque recién recibirían a los socios a partir de la semana próxima.

La municipalidad de Comodoro Rivadavia autorizó la reapertura de los natatorios a partir del sábado 18 de julio, aunque recién podrían recibir a los socios a partir de la semana próxima.

El secretario de Gobierno de la comuna, Maximiliano Sampaoli, explicó a Mil Patagonias que a partir de mañana sábado podrán comenzar a trabajar para adecuar las instalaciones al protocolo que se ha elaborado a nivel nacional la Cámara de Natatorios y Actividades Deportivas. "En algunos casos tienen que renovar el agua y eso no se realiza de un día para otro. Además el área de Bromatología tiene que hacer los análisis correspondientes, cuyos resultados recién se conocerían en el transcurso de la próxima semana. Una vez terminados esos estudios, si todo está bien, podrán recibir a los socios".

Mil Patagonias consultó al intendente de Rada Tilly, Luis Juncos, quien señaló que "la semana próxima se avanzaría en el mismo sentido, autorizando la reapertura de los natatorios".

PROTOCOLO

El protocolo de apertura presentado ante las autoridades nacionales de Salud (copiado de los presentados en Portugal, que ya abrió el uso de piscinas y natatorios) incluye el monitoreo y control de ingreso con el fin de evitar la aglomeración de personas y la exposición a situaciones de riesgo, una distancia segura de 2 metros entre las personas y el uso de protección ocular o protector facial. También se deberá colocar señalética visible en las áreas comunes.

En cuanto a las personas que concurren a los natatorios, para ellos será obligatorio el uso de tapabocas en todos los ámbitos con excepción de la piscina, también el lavado frecuente de manos de todo el personal, usuarios y acompañantes. Se deberá colocar un dispenser de desinfectante para manos (alcohol en gel o alcohol líquido al 70%) a la entrada en el establecimiento, mientras que los usuarios deberán asistir con kit personal de seguridad: barbijo, guantes, toalla y ojotas.

Finalmente, los natatorios deberán administrar todos los elementos de higiene y bioseguridad que el personal y los alumnos requieran, elaborar un sistema de entrada y salida a los vestuarios al inicio y finalización de cada clase, de acuerdo a los metros cuadrados que disponga cada institución, a modo de evitar aglomeraciones innecesarias, respetando el distanciamiento social.

También tendrán que planificar estrategias didácticas de clases que respeten el distanciamiento social obligatorio y velar por la obligatoriedad de duchado con jabón al ingreso.

AGUA SEGURA

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), una concentración residual de cloro libre de 0,5 miligramos por litro de agua de la piscina durante un mínimo de 30 minutos de contacto a un pH menor a 0,8 es suficiente para matar virus envueltos como los coronavirus. Por eso, si se realiza la cloración de la piscina siguiendo las recomendaciones actuales y aplicando las mejores prácticas, es suficiente para desactivar el virus COVID-19.

Es decir, que con un nivel de cloro libre de 0,5 miligramos por litro de agua la pileta no solo está desinfectada, sino que también tiene potencial desinfectante para eliminar cualquier virus o germen que pueda entrar en el agua.

Por otro lado, los Centros de Control y Prevención de Enfermedades del Departamento de Salud y Servicios Humanos de Estados Unidos descartan que las piscinas sean un medio propicio para la transmisión del virus COVID-19: “No hay evidencia de que COVID-19 pueda propagarse a los humanos a través del uso de piscinas, jacuzzis o balnearios, o áreas de juego acuáticas”, aseguran.

CienPuntoUno 2020

Dejá tu comentario

Seguí leyendo