¿Cómo es el protocolo “Aula Segura”?

“Tenemos un desafío para el inicio de ciclo lectivo, que lo vamos a encarar como hasta ahora, evaluando la evidencia científica, dialogando y mirando para adelante”, sostuvo Carla Vizzotti.

jueves, 10 de febrero de 2022 - 3:05

Carla Vizzotti, ministra de Salud de la Nación,  presentó el protocolo “Aula Segura”, el cual consta de seis puntos claves para inicio de clases presenciales. El mismo se aplicará en todos los niveles  escolares.

Entre las recomendaciones para garantizar 190 días clases sin interrupciones,  las autoridades sanitarias eliminaron las burbujas e hicieron hincapié en una asistencia cuidada, ventilación cruzada y constante, y uso de barbijo a partir del nivel primario, entre otras cuestiones.

Leer más: Fernández: “Tenemos que hacer del 2022 el año de la educación”

“Tenemos un desafío para el inicio de ciclo lectivo, que lo vamos a encarar como hasta ahora, evaluando la evidencia científica, dialogando y mirando para adelante”, sostuvo Carla Vizzotti, tras la reunión de los Consejos Federales de Salud y de Educación. Y agregó, “Argentina va a empezar el ciclo lectivo el 2 de marzo con presencialidad cuidada, una mirada reparadora y muchísimo compromiso”.

Nuevo Protocolo

  • Se elimina el sistema de burbujas. La sospecha y confirmación de casos requiere que se investiguen y corrijan condiciones que puedan estar aumentando el riesgo de contagios. No implica necesariamente el cierre del aula ni la interrupción de las clases presenciales.
  • Es muy importante que las y los alumnos y el personal no asistan a la escuela –se queden en su casa– ante las siguientes situaciones:
  • Presencia de síntomas o malestar general –asociado o no a COVID-19–, independientemente del estado de vacunación.
  • Si tiene COVID-19 confirmado por test de laboratorio o criterio clínico-epidemiológico, aunque se trate de un caso asintomático.
  • Si ha tenido contacto estrecho con un caso confirmado y no cuenta con vacunación o tiene esquema incompleto.
  • Las personas con sospecha o confirmación de COVID-19 por cualquiera de los criterios vigentes, ya sean alumnos, alumnas o personal docente y no docente, no deben acudir a la escuela y deberán permanecer en aislamiento siguiendo los criterios vigentes para la población general:
  • Quienes cuenten con esquema de vacunación completo, realizarán 7 días de aislamiento desde la fecha de inicio de síntomas (o del diagnóstico en casos asintomáticos), con al menos 48 horas sin síntomas o con síntomas leves, más 3 días de cuidados especiales.
  • Los casos confirmados sin vacunación o con esquema incompleto cumplirán 10 días de aislamiento desde la fecha de inicio de síntomas o, para personas asintomáticas, desde la fecha del diagnóstico.
  • Pasado el período de aislamiento no será necesario realizar una prueba diagnóstica para el alta ni presentar certificado médico para reintegrarse a la actividad educativa presencial.
  • Los contactos estrechos de casos confirmados seguirán el protocolo vigente para la población general:
  • Las personas asintomáticas menores de 18 que cuenten con esquema completo, o los asintomáticos mayores de 18 que tengan dosis de refuerzo, no realizarán aislamiento y podrán concurrir a la escuela siempre que cumplan de manera estricta con los cuidados indicados (uso adecuado de barbijo y ambientes ventilados). Deberán además evitar concurrir a eventos sociales o masivos y realizar un automonitoreo diario de síntomas.
  • Los contactos asintomáticos que cuenten con esquema inicial de vacunación completo, o que hayan tenido COVID-19 en los últimos 90 días, no realizarán aislamiento pero, según definición jurisdiccional, se les podrá requerir un test diagnóstico negativo entre el día 3 y 5. Deberán asimismo cumplir de manera estricta con los cuidados indicados (uso adecuado de barbijo y ambientes ventilados), evitar concurrir a eventos sociales o masivos y realizar un automonitoreo diario de síntomas.
  • Los contactos asintomáticos sin vacunación o con esquema incompleto deberán cumplir 10 días de aislamiento desde el momento del último contacto con un caso confirmado.
  • Se sospechará de un brote de COVID-19 en un aula ante la presencia de al menos 3 casos confirmados entre alumnos y alumnas de una misma aula –o entre alumnos, alumnas y docente, para el caso de docentes permanentes– asociados epidemiológicamente en un periodo igual o inferior a 7 días.
  • Ante la sospecha, se deberá realizar una investigación de brote y emprender de forma inmediata medidas correctivas (como correcta ventilación, uso de barbijo, etc.). Serán las autoridades educativas y sanitarias quienes definan, de acuerdo a los resultados de las investigaciones, el alcance y temporalidad de las medidas adoptadas.
  • La sospecha de brote en el aula no implicará la interrupción de las clases en la misma. La medida podrá ser evaluada como parte del control una vez que la autoridad sanitaria haya analizado y determinado que las medidas correctivas específicas resultan insuficientes para interrumpir cadenas de transmisión en el aula.
  • Los casos confirmados (por cualquiera de los criterios vigentes) no deben acudir a la escuela y deberán permanecer en aislamiento siguiendo los criterios vigentes.
  • El aislamiento de contactos estrechos no vacunados o incompletamente vacunados seguirá las mismas indicaciones de aislamiento que se proponen para la población general de acuerdo a la normativa vigente.
  • Brote institucional: como parte de la investigación se estudiarán otros posibles focos dentro de la misma institución, en cuyo caso la autoridad sanitaria realizará la evaluación de riesgo pertinente y se encargará de definir junto a las autoridades educativas las medidas a adoptar.