Crimen de Nora Dalmasso: “Si quieren encontrar al culpable, busquen al que se benefició con el crimen”

María del Carmen Pelleriti, amiga de Nora Dalmasso, aseguró que quienes pudieron sacar provecho del asesinato de su amiga fueron el viudo Marcelo Macarrón y el abogado Daniel Lacase.

jueves, 31 de marzo de 2022 - 9:28

El juicio por el crimen de Nora Dalmasso, ocurrido el 26 de noviembre de 2006 en Río Cuarto y que tiene como único acusado a su esposo Marcelo Macarrón, recibirá hoy nuevos testimonios en su novena audiencia.

La jornada de este jueves cerrará la tercera semana desde que inició el proceso el pasado 14 de marzo.

El tribunal técnico de Cámara Criminal y Correccional de 1° Nominación de Río Cuarto, en acuerdo con las partes, resolvió que a partir de ahora no se dará a conocer la nómina de testigos a los efectos de preservar los testimonios respecto a terceros.

El viudo de Nora Dalmasso es el único imputado en este proceso, acusado por el delito de “homicidio calificado por el vínculo, por alevosía, y por precio o promesa remuneratoria en concurso ideal”, que contempla prisión perpetua.

Según el requerimiento fiscal de elevación a juicio, en fecha que no se puede establecer con exactitud, presumiblemente unos meses antes del 25 de noviembre de 2006, Marcelo Macarrón “en acuerdo delictivo con personas aún no identificadas por la instrucción, instigó el crimen de su mujer por desavenencias matrimoniales”.

Este jueves, al declarar en el juicio, la amiga de la víctima, María del Carmen Pelleriti, apuntó a Macarrón al considerar que junto a su primer abogado, Daniel Lacasse, fueron quienes se beneficiaron con lo ocurrido.

“Uno de los que pudo beneficiarse es Marcelo, porque con la muerte de Nora no tuvo que dividir sus bienes; y la otra persona es (Daniel) Lacase porque aprovechó la ocasión para deshacerse de sus enemigos políticos (Rafael) Magnasco y (Alberto) Bertea”, declaró.

A su vez, Pelleriti dijo que “Lacase es abogado y se le tenía miedo. Nora me decía que había que temerle porque si se divorciaba y Lacase era el abogado de su marido podía haber problemas. Le dije que si aparezco muerta, busquen a Lacase”.

Fuente: Télam