Drama en Mariupol: entierran a civiles y soldados ucranianos muertos en una fosa común

Mariupol ha sido una de las ciudades más atacadas en las dos semanas desde que Rusia empezó la invasión de Ucrania.

jueves, 10 de marzo de 2022 - 6:13

Bajo el constante bombardeo ruso, los trabajadores de la sitiada ciudad portuaria de Mariupol, en el sur de Ucrania, están enterrando apresuradamente y sin ceremonias a decenas de civiles y soldados ucranianos muertos en una fosa común.

Con las morgues desbordadas y más cadáveres sin recoger en los hogares, los funcionarios de la ciudad decidieron que no podían esperar para realizar entierros individuales.

Leer más: “Rusia bombardeó un hospital infantil en Ucrania”

Una zanja profunda de unos 25 metros de largo excavada en un antiguo cementerio en el corazón de la ciudad se está llenando de cuerpos recogidos por trabajadores del servicio social municipal de morgues y casas particulares, según atestiguaron periodistas de AP en el lugar.

Algunos se traen envueltos en alfombras o bolsas de plástico. Cuarenta llegaron el martes, otros 30 en lo que va del miércoles. Incluyen víctimas civiles de bombardeos en la ciudad y soldados, así como civiles que murieron por enfermedades o causas naturales.

Otros trabajadores de la ciudad también llevaron cuerpos, por lo que el número de enterrados aumenta rápidamente y el total en la tumba larga ahora no está claro, publicó Infobae.

Los trabajadores rápidamente hacen la señal de la cruz después de empujar los cuerpos a la fosa común. No hay miembros de la familia u otros dolientes presentes para despedirse.

Los reporteros de AP describieron que el trabajo se lleva a cabo de manera eficiente y sin ceremonias, como resultado del peligro siempre presente. Los proyectiles cayeron en el cementerio mismo el martes, interrumpiendo los entierros y dañando una pared.

Leer más: “Ucrania y Rusia acuerdan seis corredores humanitarios”

La ciudad planeaba cerrar esta tumba el jueves, si los bombardeos se detenían lo suficiente como para permitir que los trabajadores lo hagan.

A las puertas del cementerio, una mujer preguntó si su madre está entre los enterrados en la zanja. Ella dijo que había dejado su cuerpo tres días antes fuera de la morgue, con una etiqueta de papel que decía su nombre. Su madre fue enterrada allí, dijeron los trabajadores a la mujer, quien se negó a dar su nombre.

La población de Mariúpol no tiene electricidad, ni agua, ni comida, ni siquiera para los niños; y la gente está enfermando por el intenso frío, ha descrito Sasha Volkov, jefe de la oficina de la Cruz Roja.