El Ejército quiere retener la titularidad de las 180 hectáreas que una jueza le cedió a una comunidad mapuche

La magistrada subrogante emplazó al Estado Nacional a que le otorgue en 60 días el título de propiedad del predio, ubicado a 12 kilómetros del centro de Bariloche.

domingo, 13 de febrero de 2022 - 6:11

Esta semana, el Ejército Argentino apeló al fallo de la jueza federal subrogante de Bariloche, Silvina Domínez, quien ordenó la entrega del título de propiedad de 180 hectáreas que pertenecen actualmente al Estado Nacional a la comunidad mapuche Millalonco Ranquehue.

La magistrada subrogante emplazó al Estado Nacional a que le otorgue en 60 días el título de propiedad del predio, ubicado a 12 kilómetros del centro de Bariloche, a partir del reconocimiento que en 2012 el Instituto Nacional de Asuntos Indígenas (INAI) le dio a dicha comunidad.

El reciente fallo de la jueza subrogante despertó el interés de otras seis comunidades mapuches que se entusiasmaron con la sentencia debido a que se encuentran en situación similar a la Millalonco Ranquehue.

Dos de ellas, además de la Millalonco Ranquehue, emitieron un comunicado de prensa en el que repudiaron a quienes criticaron la decisión judicial: dejan “en claro su racismo, discriminación y avaricia”.

Las comunidades Celestino Quijada y Tambo Báez aseguraron que “es el Estado Argentino el que nos pone en esta situación de seguir explicando quiénes somos, qué hacemos, a qué nos dedicamos y desde cuándo. Nos cuestiona y evalúa permanentemente, ignorando nuestro derecho consuetudinario plasmado en la Constitución Nacional”.

Antes de conocer el recurso de apelación que presentó el Ejército Argentino dijeron que aguardaban con esperanza “que el Estado cumpla de una vez por todas con las leyes que él mismo instituyó y acate la decisión de la justicia más allá de las presiones de estos grupos que solo fomentan odio y divisiones”.

Además aseguraron que los espacios que ocupan, no son públicos sino que “son territorio mapuche” y aclararon que “el espacio público no está en peligro como quieren hacer creer desde estos grupos que se muestran como defensores de lo público y la naturaleza, pero que todos sabemos que responden a capitales, tanto extranjeros como nacionales que se apropian de grandes extensiones de tierra, agua y recursos que si son de todos”.