El miércoles 8 de junio se conocerá el veredicto por amenazas a juezas de Familia

Los actos violentos contra las juezas de Familia se generaron en el año 2012 cuando dispusieron que un hijo menor del acusado no podía tener contacto con el padre.

viernes, 3 de junio de 2022 - 7:06

Este viernes se concretó la audiencia de alegatos finales en el debate que se lleva a cabo en los tribunales penales, que tiene como imputado a Walter Álvarez, por amenazas a juezas de Familia. El fiscal consideró que se ha probado la materialidad como la autoría de los hechos en cabeza del imputado Álvarez, por lo cual solicitó se lo declare penalmente responsable del delito de “amenazas simples, dos hechos en concurso real”. En contraposición el defensor planteó la absolución de su asistido por atipicidad. Finalmente, el juez pasó a deliberar y el próximo miércoles 8 de junio, a las 12 dará a conocer su veredicto de responsabilidad penal.

En su alegato el fiscal sostuvo que se logró acreditar los dos hechos traídos a debate, atribuyéndole a Álvarez la figura de amenazas simple, dos hechos en concurso real. El móvil, los actos violentos comenzaron en 2012 y fueron dirigidos a la Dra. Kazakevich que resolvió no hacer lugar a la visita de su hijo menor, al acusado y a su madre Bareiles, por actos de violencia familiar. Álvarez no acepta las resoluciones judiciales y su hijo dijo que no quería revincularse con su padre. Existió voluntad del imputado de infundir temor y logro su propósito, turbó la vida de la víctima

Respecto del segundo hecho el imputado hizo responsables a las juezas y los empleados del juzgado de Familia de la muerte de su esposa Bareiles. Hubo una sentencia anterior absolutoria de Álvarez por amenazas contra la Dra. Kazakevich, recordó el fiscal. Se refirió a la forma despectiva y atacante de la declaración del imputado contra las juezas. La justicia penal es la última ratio, hay que actuar. Solicitando se lo declare penalmente responsable a Álvarez por ambos hechos.

En contraposición el defensor expresó en su alegato que ha quedado probado que su asistido dijo me voy a vengar, que la muerte de su mujer no va a quedar impune, y que no está de acuerdo con la manera en que expresa su enojo, pero la defensa sostiene que las conductas resultan atípicas. Son manifestaciones vagas, atípicas. “Debemos analizar si existió lesión al bien jurídico protegido, la tranquilidad. La tolerancia en un juez debe ser mayor, sostuvo el defensor. Existía una vaguedad en las expresiones de su asistido, y su intención no era generar temor en las juezas de familia. Por todo ello corresponde la absolución de su asistido.

El tribunal unipersonal de debate estuvo integrado por Miguel Caviglia, juez penal; por el Ministerio Público Fiscal se hizo presente Cristian Olazabal, fiscal general; en tanto que la defensa del imputado fue ejercida por Ivo Di Taranto, abogado de la Defensa Pública.

 

Banco Chubut
Musters Vinoteca
Orizon