El Papa Francisco dio el último adiós a Benedicto XVI

Un total de 50.000 personas participaron del funeral.

jueves, 5 de enero de 2023 - 9:43

El Papa Francisco despidió a Benedicto XVI al presidir ante miles de personas en Plaza San Pedro el funeral del pontífice emérito fallecido el pasado sábado a los 95 años.

“Es el pueblo fiel de Dios que, reunido, acompaña y confía la vida de quien fuera su pastor”, planteó Francisco durante la homilía de la misa con la que despidió a Joseph Ratzinger, Papa reinante entre 2005 y su renuncia de febrero de 2013.

En su mensaje, Francisco aludió a la dimisión de Benedicto y, tras citar un texto de San Gregorio Magno, recordó “la conciencia del pastor que no puede llevar solo lo que, en realidad, nunca podría soportar solo y, por eso, es capaz de abandonarse a la oración y al cuidado del pueblo que le fue confiado”.

Tras su renuncia, basada en falta de fuerzas y luego de una serie de crisis internas por la filtración de documentos secretos y escándalos vinculados a los abusos por parte de miembros del clero, Benedicto se recluyó en un monasterio de los jardines vaticanos en el que falleció el 31 de diciembre.

Un total de 50.000 personas participaron del funeral, la mitad de las previsiones.

El féretro con el cuerpo del Papa emérito fue depositado en la explanada de San Pedro para que los fieles recen el “Rosario”, una oración católica, en su homenaje.

Tras el funeral, Francisco presidió luego el rito de la Ultima Commendatio (la última recomendación) y la Valedictio (la despedida), con el que el cuerpo de Benedicto XVI quedará ya dentro de la cripta en la que antes estuvo Juan Pablo II. Mientras el ataúd con Benedicto era transportado hacia dentro de la Basílica, Francisco, de pie frente a los 12 funcionarios vaticanos que llevaron el féretro, apoyó su mano derecha y le dio el último saludo.

Ratzinger, que fue elegido Papa en abril de 2005 y renunció luego en febrero de 2013, será enterrado con un “rogito”, un pergamino que describe los momentos más destacados de su vida en el que el Vaticano quiso destacar que el pontífice emérito “luchó con firmeza contra los delitos cometidos por representantes del clero contra menores o personas vulnerables, llamando continuamente a la Iglesia a la conversión, a la oración, a la penitencia y purificación”.

Al tratarse de las exequias de un Papa emérito, el funeral no es considerado “de Estado”, por lo que solo hay delegaciones oficiales de Italia y de la Alemania natal de Joseph Ratzinger, aunque una decena de jefes de Estado y representantes de monarquías europeas asisten a la ceremonia “a título personal”.

Otra de las diferencias entre la ceremonia y las que se realizan en caso de muerte de un Papa en funciones, es que el Vaticano no decretó feriado de sus oficinas, que permanecen abiertas con un sistema de guardias más allá de que algunos de los trabajadores asistan a la celebración.

Junto a Francisco, 3.700 sacerdotes de todo el mundo concelebraron la misa, además de más de 120 cardenales y 400 obispos.

Fuente: Minuto Uno.

Musters Vinoteca
Banco Chubut
Orizon