EMILIANO BARBOSA: FORMANDO BÁSQUET

Es cordobés (de Belgrano) pero su “lugar en el mundo” es Comodoro. La Capital del Petróleo lo adoptó de joven, se formó en el Instituto Superior de Formación Docente “Prof. Fidel A. Pérez Moreno” Nº810, incursionó en el fútbol y en el futsal, integrando el cuerpo técnico de varios equipos, se nutrió de amigos y referentes y hoy es un especialista de las formativas de básquet, deporte que ama y lo apasiona y en el que constantemente se tiene que actualizar para mejorar.

viernes, 8 de julio de 2022 - 8:36

Por Nicolás Mulet

 

Por el trabajo de los padres, Emiliano Barbosa se vino a vivir a Caleta Olivia a los 13 años y en la ciudad santacruceña transitó toda su adolescencia. “Cuando terminé la secundaria me vine a estudiar educación física a Comodoro, me quedé acá, y empecé a trabajar apenas arranqué a estudiar”.

Sus hermanos jugaban en Federación Deportiva y se fue a vivir a una de las habitaciones de la entidad de Km. 3.

En “La Fede” dio sus primeros pasos como formador, colaborando con los infantiles, lo que hoy sería la categoría U-15. “En el 2004 César Maurino se comunicó conmigo y comencé a trabajar como monitor en Gimnasia”.

En el Verde consiguió lo que quería: “Vine a estudiar por unas experiencias que tuve jugando al básquet en Caleta Olivia, ahí dije ‘quiero dedicarme a enseñar básquet’”.

Barbosa no se olvida de sus inicios y la gente que lo ayudó a crecer en la profesión, menciona a Martín Villagrán, Franco Labriola y Nicolás Casalanguida, como algunos de sus referentes.

“Tuve la suerte en los lugares donde estuve de tener buenos referentes al lado, pude aprender y nutrirme de lo que me iba a servir para enseñar. Para uno que recién empezaba era muy bueno porque todo era nuevo, ahí terminé de afianzar que era lo que me gustaba”, afirma.

Paralelamente, empezó a hacer los cursos y clínicas de ENEBA (Escuela Nacional de Entrenadores de Básquetbol) junto al “Colo” Labriola: “Ahí empezamos a agarrarle el gustito al básquet, ahí empezó todo”, subraya.

SU PASO POR EL FÚTBOL Y EL FUTSAL

La primera experiencia de Emiliano Barbosa en el fútbol llegó por intermedio de “Pocho” Portalau, cuando trabajó a General Saavedra, que había ascendido a la Primera División “A” y lo dirigía el recordado César “Negro” Laffitte.

“Tenía 20 años y me tuve que poner a estudiar preparación física. Lo tomé como una experiencia más, porque me iba a ayudar para el tema del manejo de grupos, daba preparación física a jugadores experimentados, fue un desafío lindo, me gustó”, sostiene.

Luego pasó por Laprida, USMA, Ferro, Florentino Ameghino y retornó al Parque: “En todos los clubes siempre me llevé amigos, hoy tengo una amistad muy grande con Juan Pablo Díaz y con Alexis Cabrera también tengo una muy buena relación. Compartimos apuntes y charlas cada vez que podemos”.

En el futsal trabajó en Homero y Clear, donde disfrutó de un Torneo Panamericano y un Argentino: “Fueron experiencias tremendas”.

Siendo profe en fútbol y futsal, Emiliano adaptaba los ejercicios físicos del básquet, “porque hay cuestiones que son bastantes similares, como la forma de entrenar, los movimientos, incluso aportaba cosas de la parte técnica, algunas cuestiones tácticas sin meterme en las decisiones del técnico”.

“SIEMPRE ELEGÍ EL BÁSQUET”

Pese a trabajar en los otros deportes, siempre tuvo claro que su prioridad era la carrera como entrenador de básquet: “Siempre elegí el básquet”.

Y, tras 14 años en Gimnasia y Esgrima y una dura y costosa salida, su próximo destino fue Puerto Madryn. “Cuando me fui a Guillermo Brown acepté el desafío porque era la primera vez que salía de acá, tuve la suerte que me acompañó mi señora y, de hecho, mi hijo menor nació en Madryn. Pero la parte dura fue que mi hija mayor se quedó en Comodoro”, remarca.

Y agrega: “Fuimos a probar y fue una experiencia excelente. Lo único que lamento es que en esa época se desató la pandemia y nos quedaron muchas cosas pendientes, de las cuales me hubiese gustado concretar, no solo desde lo deportivo sino también desde lo que pueda aportarle al club en la parte formativa”.

VUELTA A COMODORO, VUELTA A LA FEDE

La gente de Brown quería que se quede pero la incertidumbre de la pandemia del Covid-19 lo hizo pegar la vuelta a Comodoro. En contacto con los entrenadores, Lucas Núñez habló con los dirigentes de Federación Deportiva para que le hagan una propuesta, se reunió y llegaron a un acuerdo.

“Hoy estamos transitando el segundo año, estoy contento, en cada club que estoy la paso excelente porque amo esto, me apasiona el básquet. Me gusta formar, me siento cómodo en esa área, hace bastante tiempo que estoy. Ser profesional en un momento fue un sueño, está al alcance, pero uno tiene que priorizar la familia, el ámbito profesional es para unos pocos y son otros objetivos”, dice el entrenador que viene de consagrarse campeón del Torneo Provincial U17 de varones.

Y se ilusiona con el Proyecto de Federación Deportiva: “Los trabajos a largo plazo y los proyectos me identifican mucho, creo en eso, y los clubes que apuestan a eso, tarde o temprano, si las cosas se hacen bien, tienen sus resultados”.

MCR
Musters Vinoteca
Banco Chubut
Orizon