LOS ATENTADOS DE LA TRIPLE A EN COMODORO

Por Luis Luján Dancheff  Hace una semana se conmemoró en nuestro país el Día de la Memoria, recordando lo que fue el inicio de la dictadura más atroz que sufrió nuestro país y en Comodoro Rivadavia las consecuencias del proceso militar también tuvieron un fuerte impacto. Se detenían cientos de personas en allanamientos efectuados en […]

jueves, 31 de marzo de 2022 - 12:01

Por Luis Luján Dancheff 

Hace una semana se conmemoró en nuestro país el Día de la Memoria, recordando lo que fue el inicio de la dictadura más atroz que sufrió nuestro país y en Comodoro Rivadavia las consecuencias del proceso militar también tuvieron un fuerte impacto. Se detenían cientos de personas en allanamientos efectuados en diferentes barrios. Dirigentes sindicales, estudiantes o personas comunes eran las víctimas de los operativos.

El ex intendente Alberto Lamberti fue detenido y se lo acusaba de terrorismo por otorgar subsidios a familiares de obreros textiles que que realizaron paros en la ciudad. Se le aseguraba que la medida fue declarada ilegal y que esa ayuda municipal era un acto terrorista.

También en Comodoro funcionó un centro clandestino de detención. Estaba ubicado en Km.11. En ese lugar estuvo detenido el ex fiscal santacruceño Ramón Torres Molina, quien era llevado al penal de Rawson y traslado a Comodoro donde se lo torturaba.

Pero antes del golpe, los comodorenses conocieron las operaciones de una célula local de la Triple A, que protagonizó varios atentados y amenazas de bombas a diferentes ciudadanos. La información fue publicada en su momento por diario Crónica, y en el 2001, en el marco de la celebración del Centenario de la ciudad, se Algo que, sintéticamente, se difundió en el libro Crónicas del Centerario.

Bombas en Comodoro

El 25 de octubre de 1974 en el domicilio de Osvaldo Rosales, sobre la calle Ramos Mejía, estalló un artefacto explosivo que provocó daños en la vivienda que ocupaba el secretario general del Sindicato de Petroleros Privados. La explosión fue a las 3:10 de la madrugada.

Rosales y otros dirigentes gremiales habían recibido amenazas, pero nada había sucedido, hasta esa noche.

La asamblea de trabajadores petroleros repudió el atentado y paralizaron las actividades en los yacimientos de la zona.

Un año después, en noviembre de 1975, la ciudad se ve convulsionaba por el estallido de tres artefactos explosivos, que producen daños materiales en dos viviendas y dos automóviles.

La bombas estallaron en la zona céntrica, sobre la Avenida Hipólito Yrigoyen, en domicilios ubicados enfrente de la Escuela 1, Patagonia Argentina, y la Enet N°1, que por la onda expansiva resultan con sus ventanales destruidos.

Una de las casas atacadas era ocupada por el periodista Morgan Roberts, que cumplia tareas en la entonces dirección de Prensa de la provincia. Otro de los artefactos explosivos estalló cerca de la casa de Roberts, donde residían Omar y Mabel Acosta, quien fuera candidata a intendente en las elecciones de 1973 por el Partido Socialista de los Trabajadores. En la época se atribuyó militancia en el mismo partido a Roberts.

La Triple A

Semanas antes del atentado, en las oficinas del diario Crónica de Comodoro Rivadavia, en ese entonces ubicado sobre la calle Alem al 600, se recibió una carta con tres hojas firmadas por la Alianza Anticomunista Argentina (AAA), comando austral. Una de las hojas contenía una serie de nombres de vecinos de Comodoro Rivadavia y que esas personas iban a ser ajusticiadas porque “crean las condiciones para el caos”. Figuraban Mario Santiago Murphy, Mabel Gladys Fernández de Acosta, Daniel Luz Clara, Raúl Delfor Martínez, Eduardo Roberts, Osvaldo Rosales, Juan Brtolomé Notta, Victor Hugo Barrera y Hércules Pinelli 8año después fue rector de la UNPSJB).

Pasó una semana de los atentados y la ciudad seguía convulsionada y asustada por los hechos. Se conoció un nuevo comunicado de la organización paramilitar que funcionaba prácticamente en todo el país. En el panfleto difundido se indicaba que “el día 10 de noviembre de 1975, a las 2:50, este comando inició las operaciones contra la delincuencia subersiva”. Reitera el listado de personas dado a conocer anteriormente, con la sentencia “todos serán ajusticiados”.

Era la Triple A operando en Comodoro Rivadavia y generaba miedo en la población. En el comunicado aseguran que los “operativos Acosta y Roberts son el inicio de la eliminación de los enemigos de nuestra patria”.

Pintadas que dejaban en lugares que eran atacados.

Golpe de estado

El 24 de marzo de 1976 fue el inicio del golpe de estado en nuestro país y el 30 de marzo se realizó un operativo policial en el barrio de Caleta Córdova, donde en un allanamiento secuestran armas de todo tipo y panes de Gelamón (un explosivo plástico similar al Trotyl) y mechas de acción rápida con detonadores de mercurio.

Según publicó el diario Crónica entonces, el procedimiento fue el resultado de la investigación luego de los atentados contra Mabel Acosta y Morgan Roberts, ocurridos en noviembre de 1975.

Esta situación da entidad a que los militares sabían de las actividades de la Triple A y conocían quienes eran sus integrantes, ya que el golpe se produjo el 24 y menos de una semana después llevaban a cabo el operativo en el barrio de la zona norte, donde los acusados se habían trasladado dos días antes.

Ese día se detuvieron a seis personas, varios con trayectoria gremial en la ciudad. César González, secretario general del Sindicato de Panaderos; Ricardo Alonso y Gerónimo Fuentes, del mismo gremio; Daniel Viegas y Héctor Aburto, de la Asociación Obrera Textil; y al ex funcionario de la delegación local del Ministerio de Trabajo, Arquímides Siares.

La información difundida en ese entonces a través de los diarios Crónica y El Patagónico señalan que los acusados se confesaron autores de los atentados.

Son sometidos a un Consejo de Guerra que fue presidido por Teófilo Saa y cuatro vocales, dos por el Ejército y otros dos por la Fuerza Aérea.

Las penas de prisión aplicadas fueron de 2 a 15 años, siendo el secretario del Sindicato de Panaderos el principal acusado por los atentados. (1)

 

La Triple A en Madryn y Trelew

 

El 15 de abril de 1975 estallaron dos bombas simultáneamente en Puerto Madryn y Trelew. Las víctimas fueron el entonces senador nacional Hipólito Solari Yrigoyen (ya había sufrido un atentado en Buenos Aires) y el ex candidato a gobernador David Patricio Romero (homenajeado el último 24 de marzo).

Al senador nacional radical  le instalaron dos artefactos explosivos, pero uno falló y no estalló. La bomba que sí lo hizo provocó roturas de vidrios y daños materiales en su vivienda, ubicada en la zona de Punta Indio de Puerto Madryn.

Esa misma madrugada, una explosión destruye el auto del ex candidato a gobernador de Chubut, David Patricio Romero, estacionado frente a su domicilio, sobre la calle Ecuador. Como a Solari Yrigoyen, fueron dos las bombas. La segunda fue colocada en el estudio de abogacía que ocupaba, provocando daños materiales. (2)

El primer atentado

El 21 de noviembre de 1973 Hipólito Solari Yrigoyen se convirtió en la primera víctima de un atentado explosivo por parte de la Triple A.

El 16 de noviembre de ese año, el entonces diputado nacional por Chubut fue protagonista en la Cámara Baja con un discurso dado con motivo del tratamiento del proyecto de ley de Asociaciones Profesionaes, que terminaría de dar forma a la estructura y jerarquías dentro de los sindicatos del país.

El entonces secretario general de la UOM, Lorenzo Miguel, dijo que el legislador radical era “el enemigo público número uno de la clase obrera organizada”.

Días después, el 21 de noviembre, estalló la bomba colocada en su auto y pudo salvar su vida luego de varias operaciones. Debió movilizarse en silla de ruedas para pasar a las muletas y finalmente utilizar un bastón.

Estado en que quedó el auto del senador luego de la explosión.

El 21 de noviembre de 2019 se instaló una placa en la puerta del garaje donde sufrió el atentado. En ella se lee: “En memoria al atentado al senador nacional por la provincia de Chubut, Hipólito Solari Yrigoyen, primera víctima de la Triple A”.

 

Los atentados, ocurridos casi un año antes del golpe de estado en Comodoro Rivadavia y zona del Valle, fueron atribuidos a la organización parapolicial AAA creada durante el tercer gobierno de Juan Domingo Perón y dirigida por José López Rega, que era apodado el “Brujo” y se desempeñaba como ministro de Bienestar Social de la Nación.

La Alianza Anticomunista Argentina, conocida como Triple A, fue un grupo parapolicial gestado por un sector del peronismo, el sindicalismo, la Policía Federal y las fuerzas armadas. Fue responsable de la desaparición y muerte de entre setecientas y mil cien personas. Sus acciones fueron catalogadas como delitos de lesa humanidad por el juez Norberto Oyarbide en 2006, lo que fue confirmado por la Cámara Federal en 2008.

  • Crónicas del Centenario de Diario Crónica, año 2001
  • Secretaría de Ciencia, Tecnología y Cultura de Chubut, año 2020

 

Musters Vinoteca
Banco Chubut
Orizon